Vitaminas para cuidar la piel

Salud

Las vitaminas son fundamentales para el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo, pero también lo son, y mucho, para que nuestra piel luzca fresca, joven y sana.

Si lo que quieres es cuidar y proteger la piel desde dentro necesitas suplir las carencias de vitamina A, C, E , zinc, hierro, cobre, selenio, silicio y azufre.

Si bien hoy en día existen compuestos vitamínicos y complementos alimenticios que se toman de manera oral y son  una alternativa válida, han de tomarse con precaución. Los médicos aconsejan realizar un estudio personalizado antes de la ingesta de estos complementos, para conocer las carencias reales que tenemos.

Estas precauciones son necesarias porque estos productos tomados a la ligera pueden resultar contraproducentes. El mal uso llevado hasta el extremo puede llegar a causar envenenamientos. Por ello, si bien no está mal usar este tipo de complejos vitamínicos se recomienda no abusar de ellos y combinarlos con una ingesta adecuada de fruta y verdura.

Algunos consejos generales para una dieta favorable para la piel son: Predominio de hortalizas crudas y semillas germinadas, abundancia de zumos de frutas, jugos de verdura e infusiones refrescantes. Es importante medir el aporte de sal a las comidas y tratar de conseguir un bajo contenido en  grasas y proteínas de origen animal. Se puede abusar de la fibra de cereales integrales. Es recomendable que tratemos de evitar enlatados, mariscos, carne de cerdo, quesos curados, setas y alimentos con ácido úrico.

Una vez que tenemos claras estas normas básicas, vamos a ver paso por paso, que vitaminas nos hacen falta y cómo podemos conseguirlas.

  1. La vitamina A es la que más contribuye a mantener la piel sana y ayuda al bronceado ya que favorece lo pigmentos en la piel. Debemos saber que la Vitamina A no se acumula sino que el organismo absorbe la que le hace falta y la demás la elimina, por ello, la ingesta de esta vitamina se ha de hacer de manera constante a través de alimentos como calabaza, mandarina, zanahoria, tomate, albaricoques, espinacas, algas o yema de huevo.
  2. La vitamina C activa las defensas de la piel y otorga resistencia a las agresiones, interviniendo también en la síntesis del colágeno, es decir, manteniéndola tersa. La col blanca cruda en ensalada, el perejil fresco, el pimentón crudo, los kiwis, fresas y frutas cítricas son excelentes fuentes de vitamina C.
  3. La vitamina E es la antioxidante por excelencia, protege y ayuda a mejorar el tejido celular, contrarresta con eficacia el envejecimiento, ayuda a mejorar la circulación sanguínea, un factor determinante para la salud de la piel.
  4. El alfatocoferol o vitamina E se encuentra fundamentalmente en aceites vegetales y en el germen de los cereales integrales. La vitamina E, el selenio y la vitamina A actúan juntos por esta razón es importante realizar una dieta muy variada que garantice la presencia de todas las vitaminas antioxidantes.
  5. Además de las vitaminas, los minerales y oligoelementos son fundamentales y muy beneficiosos para la piel. A continuación veremos algunos y los efectos de su ingesta en la piel.
  6. El azufre favorece igualmente a la pigmentación de la piel, que se pigmenta mal con la ausencia de este mineral. En particular los guisantes, judías verdes, coles y ajo crudo son ricos en este oligoelemento, también en semillas oleaginosas y en el queso tipo gruyere.
  7. El silicio es fundamental para la biosíntesis del colágeno, de modo que se carencia produce estrías por pérdida de elasticidad de los tejidos, arrugas y envejecimiento prematuro de la piel.  El silicio lo podemos encontrar en la parte más externa de las verduras verdes, las cascaras de semillas, el salvado, la cebolla y los frutos secos. La famosa planta medicinal, cola de caballo, seca y triturada esparcida por encima de los platos en una buena forma de tomar este mineral.
  8. Muchos de vosotros ya conoceréis la importancia del hierro. Es un mineral indispensable en la producción de hemoglobina, que hace que la piel tenga buen color. Para esto son excelentes las algas espagueti de mar, el polen, la remolacha fresca o la quinoa.
  9. Un nutriente muy importante para la salud de la piel es el Zinc, que además trabaja junto a la vitamina A en la regeneración del tejido cutáneo, en la síntesis del colágeno y la elastina. Una buena manera de ingerir zinc son las pepitas de calabaza.

Como veis, es muy sencillo cuidar nuestra piel gracias a una alimentación natural y sana. Ahora sí, ya no tenéis excusa para lucir una piel radiante.

  • 0 1

  • (1 votes, average: 5,00 out of 5)
    Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *