Tratamiento y prevención de las alergias

Salud

160421AceitesAlergia

La primavera llega cargada de alergias, reacciones de nuestro sistema inmunológico frente a algunas sustancias. La más frecuente es el polen, sin embargo, hay otras muy extendidas como los ácaros del polvo, el pelo de los animales, el moho... Los síntomas de un cuadro de alergia son: goteos nasales, estornudos, picazón, sarpullidos, hinchazón de determinadas zonas del cuerpo o asma. ¿Te suenan?

Si sufres alergia primaveral o a alguno de los casos citados anteriormente, te gustará saber que hay una alternativa natural a los antihistamínicos, los descongestivos y los corticoides habituales en el tratamiento de las alergias. Estos medicamentos pueden tener efectos secundarios que alteran la vida de la persona que se los toma, como somnolencia o la atrofia de la mucosa olfativa y cutánea, entre otros.

Una alternativa para tratar las alergias en general son los aceites esenciales quimiotipados que, correctamente empleados, actúan sin los efectos adversos de los medicamentos convencionales, y que además se trata de componentes 100% naturales. También, tienen aromas agradables que harán más llevadero un tratamiento.

160421_alergiaspranarom

Un aceite esencial es un extracto líquido, concentrado y complejo, la esencia destilada de la planta aromática y está compuesto por moléculas aromáticas con propiedades terapéuticas concretas. Una misma planta puede producir esencias muy diferentes desde el punto de vista bioquímico. De estas variaciones surgirían acciones terapéuticas diferentes, motivo por el cual es imprescindible especificar el quimiotipo de un aceite esencial. El quimiotipo es la especificidad bioquímica que caracteriza a un aceite esencial, es decir, la molécula más activa que condiciona las propiedades terapéuticas. Así pues sólo los aceites esenciales quimiotipados se pueden considerar como alternativas terapéuticas puesto que nos ofrecen las garantías de seguridad y eficacia de uso.

Aceites esenciales contra las alergias

Ciertos aceites esenciales actúan como antialérgicos tanto en prevención como una vez aparecida la alergia. A parte de sus propiedades antihistamínicas, poseen una acción a nivel hepático, puesto que el hígado es el encargado de metabolizar los alérgenos.  De esta manera actúan como drenantes, descongestivos y regeneradores de las células hepáticas: Hablamos del aceite esencial de té de Labrador y del de zanahoria.

Además de utilizar aceites esenciales, para prevenir las alergias es importante mantener una vida sana. La dieta que sigamos debe ser baja en grasas saturadas, evitar el alcohol y también prescindir del tabaco.

Si aparecen manifestaciones cutáneas (dermatitis alérgica, urticaria, etc.), se recomiendan los aceites esenciales de manzanilla romana, katrafay e hierba lombriguera. Todos estos aceites son de acción antipruriginosa y antiinflamatoria. Se pueden aplicar por vía tópica, a razón de dos gotas diluidas en un poco de aceite vegetal o de crema hidratante en la zona afectada. Aplicados de esta manera no poseen ninguna contraindicación.

Existen productos preparados a partir de aceites esenciales para frenar los síntomas de la alergia por vía oral (en forma de pastillas) así como la rinitis alérgica (en forma de spray nasal).

  • 0 1

  • (1 votes, average: 5,00 out of 5)
    Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *