Si roncas, dormirás solo. Consejos para evitar los ronquidos

Salud

Uno de cada cuatro españoles convive noche tras noche con los ronquidos. Muy pocos saben que ese molesto sonido puede derivar en trastornos respiratorios graves.

El ronquido se produce cuando la vía respiratoria superior está obstruida o no está completamente abierta. Es entonces cuando inspira aire por la boca, que al llegar a la parte trasera de la misma provoca el choque entre la campanilla, el velo del paladar blando, la garganta superior y la lengua, que está caída hacia atrás cuando dormimos. El resultado es una vibración que puede variar en intensidad dependiendo de la hora, la fase del sueño, la postura y la estructura anatómica de la nariz y la garganta del roncador.

En las sociedades modernas, el envejecimiento de la población, el sobrepeso y los hábitos poco saludables como el consumo de tabaco o alcohol, así como los sedantes y antihistamínicos favorecen la aparición de la roncopatía.

Se estima que el 45% de los adultos ronca ocasionalmente y que, al menos, el 25% lo hace de forma frecuente. Se presenta en el 40% de los varones y en el 20% de las mujeres, y aumenta con la edad.

En Estados Unidos ya se han dictado las primeras sentencias en las que se declaran los ronquidos como causa suficiente de divorcio. Dichas sentencias se basan en la Academia de Otorrinolaringología y Cirugía Facial, cuyo lema es “sonría y el mundo reirá con usted; ronque y dormirá solo”.

Apnea del sueño

La roncopatía no es una enfermedad por sí sola, aunque sí es el primer signo de alarma de que algo peor puede estar por llegar. Será preocupante en los casos en los que los ronquidos intensos se acompañen de apneas durante el sueño. Diez o más episodios por hora, de diez o más segundos cada una, diagnosticarán el Síndrome de Apnea Obstructiva del Sueño (SAOS).

Cuando se produce una apnea la sangre y el cerebro no se oxigenan y el organismo queda a merced de la hipertensión arterial, los accidentes cardiovasculares e, incluso las arritmias. Y no sólo eso. Los movimientos torácicos son más fuertes, el cuerpo se tensa, y el efecto reparador del sueño es deficiente. Así, no se cargan las pilas al dormir.

Causas

Algunas de las causas más comunes para que se  produzcan los ronquidos son:

• Situaciones de estrés.

• Sinusitis crónica.

• Obstrucción respiratoria parcial o total.

• Mala postura al dormir y mal estado del colchón.

• Obesidad.

• Tabaquismo.

• Alcoholismo.

Soluciones

Algunos remedios para intentar evitar los ronquidos son:

• Reducir la ansiedad y el nivel de estrés.

• Mejorar las condiciones en las que dormimos: colchón y ambiente del dormitorio.

• Cambiar las sábanas regularmente para evitar congestión nasal y alergias.

• Practicar ejercicios de relajación.

• Reducir el peso, en caso que sea necesario.

• Evitar las cenas pesadas.

• Evitar el consumo de alcohol y tabaco.

Siguiendo estos consejos podrás encontrar una solución a los ronquidos y dormirás mucho más tranquilo.

¿Conoces otras formas de evitar los ronquidos? Cuéntanoslo.

break
  • 0 1

  • (No Ratings Yet)
    Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *