¿Qué tienen los lunes que nos gustan tan poco?

Salud

Es inevitable pensar en el lunes cuando todavía es domingo… Para muchos, el lunes es sinónimo de regreso a la rutina, de volver a las obligaciones y pensar que todavía quedan muchos días para el fin de semana. A casi nadie le gustan los lunes y el científico australiano Tim Olds ha identificado uno de los motivos. Al parecer, la noche que menos dormimos es la que transcurre del domingo al lunes, y eso hace que empecemos la semana con una considerable falta de sueño. Sus resultados se basan en un experimento masivo con 4.000 niños y adolescentes australianos de edades comprendidas entre 9 y 18 años. Analizando sus hábitos, Olds ha llegado a la conclusión de que estamos acostumbrados a trasnochar los viernes y los sábados, y que el domingo nos acostamos tarde porque no queremos dejar el fin de semana atrás. Este déficit de horas de sueño tiene consecuencias negativas, como un sistema inmune más débil, dificultades para memorizar y problemas de atención. ¿Qué podemos hacer para llegar al lunes más contentos? La depresión del lunes comienza el domingo por la tarde, y desde ese momento hay que intentar prevenirla, evitando para ello situaciones que nos hagan recordar que al día siguiente comienza la rutina. Los fines de semana son para hacer todo aquello que, por falta de tiempo o por nuestras obligaciones, no podemos hacer el resto de los días. Ir de shopping, al cine, practicar deportes, salir a bailar, visitar amigos o dar un paseo por la ciudad son muy buenos planes, pero no para hacer todos juntos en solo dos días. Organiza tu fin de semana y deja tiempo para descansar. Otras razones por las cuales la llegada del lunes nos parece un infierno suelen ser el exceso de comida y bebida. Cuando comemos más de la cuenta o nos excedemos con el consumo de alcohol, puede que el atracón extra de comida, la resaca y sus efectos nos duren todo el fin de semana, incluso hasta el lunes. No es bueno pasarse la tarde sin hacer nada, pero tampoco es bueno pegarse una paliza subiendo una montaña que nos agote y posteriormente nos acorte las horas de descanso. Las tardes de domingo deben llenarse de cosas agradables. Es el momento ideal para las comedias, los juegos familiares y los pasatiempos. El ejercicio genera endorfinas que nos hacen sentir bien. Una breve sesión de ejercicios por la mañana levanta el ánimo y nos predispone mejor para el resto del día. Es sólo cuestión de mentalizarse y crear el hábito. Es importante que descansemos los sábados y los domingos para recuperar las energías gastadas durante la semana pasada. Si no descansas lo suficiente, seguro que será  mucho más difícil comenzar el lunes. Así que recuerda, disfruta del fin de semana, pero también descansa para poder empezar el lunes contenta y llena de energía.
  • 0 1

  • (No Ratings Yet)
    Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *