¿Qué es el vitíligo?

Salud

La AEDV y la Asociación de Pacientes ASPAVIT denuncian el desconocimiento por parte de la población del vitíligo, que no es contagiosa ni grave, y exige constancia con el tratamiento y paciencia para observar resultados.

¿Qué es el vitíligo?

El vitíligo es una enfermedad cutánea que se manifiesta a través de manchas sin pigmento, pues el sistema inmunitario destruye los melanocitos de la piel, es decir, las células de la pigmentación. Es un proceso generalmente benigno, pero puede ser devastador psicológicamente. Lo padece el 2 % de la población, y entre el 20 y el 30 % de los casos comienza en la infancia. De hecho, la mayoría de pacientes presentan la enfermedad antes de cumplir 40 años. Tiene dos variantes, la focal, que se presenta como ligeras manchas segmentadas en el cuerpo, especialmente en zonas expuestas al sol, y la universal, que abarca grandes extensiones. Los lugares donde aparece con mayor asiduidad el vitíligo son: las manos, los pies, las rodillas, los codos y el rostro.

¿Afecta a un perfil concreto de personas?

No existe mayor predisposición por sexo o raza, aunque los pacientes blancos, si no toman el sol, apenas muestran síntomas.

¿Qué lo produce?

Está clasificado como enfermedad autoinmune, pues el cuerpo actúa inmunológicamente contra los melanocitos. De hecho se acompaña a menudo de otras enfermedades autoinmunes, como la tiroiditis de Hashimoto o hipotiroidismo inmune. El componente hereditario es bastante frecuente, pues muchos pacientes tienen antecedentes en la familia con el mismo problema.

¿Tiene tratamiento?

Muchos especialistas consideran que no hay tratamiento eficaz y solo recomiendan utilizar un filtro protector para evitar que la enfermedad se agrave debido a quemaduras solares. Según el Dr. Agustín Alomar, que lleva treinta años dedicado a la enfermedad, considera que sí existe tratamiento. “Es un proceso dermatológico con una perspectiva de tratamiento prolongado aunque sencillo, sin efectos secundarios pero incómodo, hay que tener fe en el dermatólogo y mucha constancia”. Es muy importante que el dermatólogo este concienciado e informado para ser capaz de motivar al paciente. Partiendo de la base de que los tratamientos deben ajustarse al paciente y no solo a la enfermedad, el especialista recomienda lo siguiente:

  1. Tacrolimus tópico por la noche para facilitar la migración de los melanocitos hacia la zona afecta.
  2. Luz ultravioleta en la banda UVB-NB o luz solar controlada, pues sin ella es imposible estimular los melanocitos.
  3. Khellin tópico combinado con una exposición solar mínima de 5, 10 o 15 minutos diariamente suele dar excelentes resultados en las áreas corporales de buena respuesta. Es muy útil en países soleados como el nuestro.
  • 0 1

  • (No Ratings Yet)
    Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *