Plántale cara a la retención de líquidos

Salud

uñas encarnadas en los pies

Con la llegada del sol y el calor a todas nos entran ganas de lucir nuestras prendas veraniegas más fresquitas y desterrar chaquetas y jerseis al fondo del armario por una buena temporada. Pero el calor también nos puede traer alguna sorpresa desagradable: la incómoda retención de líquidos, que todas hemos sufrido alguna vez, y que puede manifestarse con hinchazón abdominal, edema en las piernas o tobillos, celulitis e incluso aumento  ligero de peso por el volumen de agua sobrante que nuestro cuerpo no elimina correctamente. Antes de ponerte a dieta, averigua si el aumento de peso puede ser debido a este problema tan común.

La retención de líquidos puede notarse en nuestra silueta y ahora que se acerca la famosa operación bikini, nos encontramos pensando cómo podemos liberarnos de ella.

Hoy queremos facilitaros una serie de consejos para evitar, en la medida de lo posible, que la retención de líquidos no nos amargue nuestros esperados días de playa.

    1. Hidrátate correctamente: No por beber más agua retienes más líquido. Es justamente al contrario! Si dejas de beber, tu cuerpo retendrá más líquidos para que tus riñones puedan seguir cumpliendo su función de eliminar las toxinas. Intenta beber al menos 2 litros de agua al día, y recuerda que también hay plantas medicinales con propiedades drenantes, como el diente de león o el escaramujo que puedes tomar en infusión o incluso en preparados específicamente diseñados para ayudar a tu cuerpo a eliminar líquidos y toxinas.
    2. Introduce pequeños cambios en tu dieta: Hay alimentos con propiedades diuréticas que te pueden ayudar en tu plan contra la retención de líquidos. Frutas y verduras con alto contenido en agua y potasio pueden ser tus aliadas perfectas, como por ejemplo cerezas, mango, papaya  y el rey de las sobremesas veraniegas,  el melón. También las verduras de hoja verde pueden ser útiles: hazte buenas ensaladas, que además con el calor apetecen más que en meses invernales.
    3. Reduce el consumo de sal: Reducir el consumo de sal no sólo es básico para evitar la retención de líquido, si no que un exceso de sal en tu alimentación también se puede traducir en otros problemas de salud. Reduce el consumo de alimentos procesados, como caldos envasados, y embutidos o snacks, cuyo contenido en sal es más elevado de lo que parece.  En la cocina, apuesta por el uso de especias para dar sabor a tus comidas en lugar de la sal: orégano, albahaca, tomillo, clavo, pimienta, un chorrito de limón... las posibilidades son muchísimas y además le darás un toque diferente a tus platos.
    4. Para refrescarte, un té: Tomar un té verde helado es una manera excelente de refrescarse e hidratarse en verano, y muchos más adecuada si sufres de retención de líquidos que consumir refrescos azucarados, que por su alto contenido en sodio, pueden ser contraproducente.
    5. No te olvides de hacer deporte: Entre la infinidad de beneficios que tiene la práctica regular de ejercicio físico está el de eliminar líquidos y toxinas de tu cuerpo. Intenta realizar deporte al menos 3 veces a la semana. Encuentra la forma que más te divierta: puedes ir a bailar, dar largos paseos, correr, patinar, salir en bici... Con la llegada del buen tiempo apetece más la práctica de ejercicio al aire libre.

Así que ya sabes, pon nuestro plan en marcha y plántale cara a la retención de líquidos. ¡Y presume de bikini nuevo!

  • 0 1

  • (No Ratings Yet)
    Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *