Morderse las uñas, un vicio difícil de dejar

Salud

¿Todavía te muerdes las uñas?  A continuación te contamos cómo dejar esta fea costumbre y lucir de nuevo unas uñas y manos perfectas. La onicofagia, que es el nombre científico de la costumbre de morderse las uñas, es uno de los hábitos nerviosos más comunes entre adultos, pero también afecta a muchos niños. Se calcula que este hábito afecta a un 45% de los niños y a un 10% de los adultos. Los especialistas coinciden en que este acto, casi involuntario, es un síntoma de ansiedad, inseguridad, depresión o angustia. Muchas personas se muerden las uñas como un modo de aliviar la ansiedad, ya que este momento se convierte en algo relajante. Las consecuencias de este hábito se manifiestan no sólo en las manos, sino también en los dientes y los labios. Los dientes se desgastan, las uñas dejan de crecer bien con el tiempo y se producen pequeñas heridas alrededor del dedo que pueden llegar a causar dolor. Así mismo, pueden aparecer pequeñas infecciones por bacterias, virus u hongos en los dedos y en la boca. Pero ¿cómo podemos dejar este hábito? Lo primero que hay que hacer es tomar conciencia de cuáles son las situaciones que hacen que te muerdas las uñas: los nervios, el aburrimiento, la ansiedad, etc. También puedes pensar cuáles son los momentos en los que no te las muerdes: mientras practicas ejercicio, mientras masticas algo, etc… Y además, dejar de morderte las uñas hará que se vuelvan más bonitas y no será necesario que las escondas.

Algunos trucos para dejar este hábito

Imagina que tienes una entrevista laboral, que tienes que dar la mano a alguien o cualquier otra situación cotidiana en la que tus manos sean las protagonistas… Si  no quieres causar mala impresión, debes abandonar el hábito. Te damos varias recomendaciones que ayudan a controlar la onicofagia:
  1. La solución más frecuente es aplicarse un barniz de gusto amargo. Es como un brillo de los de toda la vida, que no da color, pero sí un sabor espantoso.
  2. También existen trucos caseros, como el preparado a base de vinagre, zumo de limón o ajo,  que debe aplicarse todas las mañanas al levantarse.
  3. Mantener las manos ocupadas o mascar chicle.
  4. Hazte la manicura, así verás tus uñas más bonitas y te darán menos ganas de hincarles el diente.
  5. Lleva siempre una lima de uñas: ante una pequeña rotura, se puede eliminar el trozo sin caer en la tentación de morderlo.
  6. Saca una fotografía a tu uñas una vez que hayas conseguido tenerlas “perfectas” y dejarla en un lugar visible para intentar no caer en la tentación.
  7. Busca apoyo en tus amigos o familiares para que se percaten cuando la persona se lleve las manos a la boca y puedan detener la acción.
Estamos seguros de que estos consejos te ayudarán si quieres dejar tus uñas en paz de una vez por todas. ¡Corta por lo sano y disfruta de unas manos bonitas!
  • 0 1

  • (No Ratings Yet)
    Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *