Lo que tu lengua revela de tu salud

Salud

Si los ojos son el espejo del alma, puede que la lengua sea el reflejo de la salud. Y es que este órgano, tan importante en la función digestiva y del habla, guarda información muy valiosa, que posiblemente desconozcas, sobre el estado de tu organismo, ya que cuenta con miles de terminaciones nerviosas asociadas a diferentes partes del cuerpo. Así que, ¡no te cortes! Plántate frente el espejo y saca la lengua.

¿Qué dice la lengua de tu salud?

Por increíble que pueda parecer, la coloración o el aspecto de la superficie de la lengua puede darnos pistas de que algo no funciona correctamente en nuestro cuerpo. Debemos estar atentos a estas señales y visitar a nuestro especialista cuando detectemos dolor o síntomas anómalos.

Una lengua saludable presenta un color entre rosado y rojizo con una fina capa de saburra (secreción mucosa proveniente del estómago). La variación de esta tonalidad puede estar indicando la presencia de problemas estomacales u otras enfermedades.

  • Lengua blanca: en la mayoría de los casos se debe a una falta de higiene, por lo que es sencillo ponerle solución. Bastará con cepillarse la lengua y utilizar un colutorio para reducir la acumulación de bacterias. No obstante, también puede ser un indicador de problemas estomacales o en el hígado.
  • Lengua marrón: puede presentarse cuando la persona consume habitualmente tabaco o toma antibióticos habitualmente.
  • Lengua roja: un color rojo intenso podría ser indicativo de que la persona sufre un déficit de vitamina B-12. Para lograr los niveles adecuados, bastará con introducir en la dieta alimentos ricos en este nutriente (huevos, carne de ternera, paté de cerdo...) o complementar la alimentación con multivitamínicos.
  • Lengua amarillenta: aunque también puede ser señal de una mala higiene bucal, la lengua amarilla podría ser síntoma de deshidratación. Si no bebemos la cantidad de agua necesaria (recuerda, unos dos litros diarios), la saliva se espesa resecando la mucosa de la boca que terminará por colorar nuestra lengua con un tono amarillento o anaranjado.

Además del color, la textura de la lengua también será un aspecto a tener en cuenta. Como hemos indicado anteriormente, una lengua sana debe de estar húmeda y lisa, cualquier variación en la apariencia podría alertarnos de alguna deficiencia. La forma de las papilas gustativas, la presencia de llagas o aftas bucales deben de ser tomadas en cuenta a la hora de realizar un examen.

Así que, ya lo sabes, si quieres averiguar qué tal anda tu salud, ¡saca la lengua!

  • 0 1

  • (No Ratings Yet)
    Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *