¿Sabes qué protección solar necesitas?

Salud, Verano

Cada vez que llega el buen tiempo surge el dilema de qué factor de protección solar escoger para proteger nuestra piel. Debes tener claro que cada piel es diferente y que, por tanto, puede ser que una misma crema no sirva para toda la familia o que la crema que usa tu amiga en la playa no te vaya a proteger de la misma manera que a ella.

Nuestro cuerpo se expone más tiempo al sol y debemos protegernos de los rayos ultravioleta. Aunque nos aporte vitamina D y efectos positivos sobre nuestro estado de ánimo, siempre debemos de tomarlo con mesura, sino puede causar graves problemas de salud como el cáncer de piel.

Algunas pieles se broncean de una forma natural; también existen, en cambio, pieles delicadas que necesitan factores de protección más altos y una aplicación más continuada de la crema para no quemarse. En cualquier caso, independientemente del tipo de piel, no deben pasar más de dos horas entre cada aplicación.

Hay que procurar no tomar el sol en las horas que las radiaciones solares son más agresivas, de 12 a 17 horas. Siempre debe utilizarse un protector solar renovándose cada 2 horas y aplicarlo 30 minutos antes de la exposición. Además, hay que tener en cuenta que cuando se usan protectores waterproof (protegen durante más de 80 minutos después de entrar en contacto con el agua) y los solares water-resistant (protegen durante 40 minutos de permanencia dentro del agua).

También es necesario utilizar fotoprotectores físicos como gafas solares, pañuelos, gorras o sombreros. Si vamos a la playa utilizar una sombrilla.

 

¿Cómo elegir una protección solar adecuada?

Hay muchos protectores solares, con distintas composiciones y diferentes factores de protección solar (SPF) por eso resulta difícil acertar con la protección solar más adecuada para cada uno.

 

Cuando estés en la encrucijada de comprar la crema solar, debes procurar que el Factor de Protección solar (SPF) sea el indicado. Los niveles de protección solar se dividen en cuatro: factores de nivel bajo, del 6 al 10; de nivel medio, del 15 al 25; y factores de nivel alto, del 25 al 50; y por último los de nivel muy alto, los de 50+. La elección del factor de protección solar dependerá del fototipo de tu piel que es la capacidad de tu piel para asimilar la radiación solar. El fototipo viene influenciado por factores como el color de tu piel, ojos y cabello, y va del número I al VI. Los fototipos más bajos que corresponden a las pieles más claras, necesitan protecciones más altas y cuanto más oscura y, por tanto, un fototipo mayor, el SFP será más bajo:

 
  1. Fototipo I: Son personas con la piel muy blanca, se queman con facilidad y nunca se broncean. Pueden sufrir reacciones fotoalérgicas y, generalmente, es la piel de las personas pelirrojas. Un ejemplo sería Nicole Kidman.
  2. Fototipo II: Piel blanca aunque después de mucha exposición consiguen broncearse un poco. Se queman con facilidad. Es el tipo de piel de Scarlett Johansson.
  3. Fototipo III: Se quema moderadamente. Consigue un bronceado leve. Jessica Alba representa este fototipo.
  4. Fototipo IV: Junto con el fototipo III son los predominantes de la población española. Se pone moreno fácilmente y el bronceado es intenso y duradero. Un ejemplo de este tipo de piel sería Penélope Cruz.
  5. Fototipo V: Tono de piel oscuro sin exposición solar. No se suelen quemar y se broncean intensamente con exposiciones cortas. Jennifer López es un ejemplo de este tipo de piel.
  6. Fototipo VI: El color de piel es negro, nunca se queman y siempre se broncean. Un ejemplo es Beyoncé.
   
  • 0 1

  • (No Ratings Yet)
    Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *