Que la disfunción eréctil no te arruine al vida en pareja

Salud

La impotencia sexual masculina o disfunción eréctil es la incapacidad permanente para conseguir o mantener una erección que permita una relación sexual satisfactoria. Aunque la disfunción sexual masculina no es una parte natural del envejecimiento, se ha comprobado que 30 de cada 100 hombres entre los 40 y los 70 años sufren algún tipo de impotencia, que puede ser más o menos severa.

La causa de este problema se debe en muchas ocasiones a la ansiedad , el estrés, la depresión o los problemas con la pareja, aunque también se puede deber a otros motivos:

  1. Causas vasculares: sucede cuando el pene no puede acumular la sangre necesaria para que conseguir una erección, generalmente porque no llega en suficiente cantidad. Fumar, sufrir hipertensión arterial, diabetes, algunas enfermedades cardíacas y variaciones en los niveles de colesterol en sangre pueden provocar trastornos vasculares que dificulten la erección.
  2. Causas neurológicas: ocurren cuando se produce una interrupción en la transferencia de mensajes del cerebro al pene porque existe una lesión en los nervios implicados. Esto ocurre con las lesiones de la médula espinal, la esclerosis múltiple o las intervenciones quirúrgicas en la pelvis.
  3. Causas hormonales: generalmente se deben a una falta de hormonas sexuales masculinas, aunque son poco frecuentes.
  4. Causas farmacológicas: algunos medicamentos tienen como efecto secundario disminuir la capacidad de tener una erección. Entre ellos hay algunos fármacos para tratar la hipertensión, las enfermedades cardíacas y los trastornos psiquiátricos.

Es importante, a la vez que tranquilizador, mencionar que la mayoría de los casos se puede tratar con la ayuda del médico. Sin embargo, factores como la falta de deseo, las alteraciones de la eyaculación (eyaculación prematura, eyaculación retrasada, ausencia de eyaculación) o los trastornos del orgasmo nada tienen que ver con la impotencia sexual.

En el mercado existen varios productos que ayudan a acabar con este problema. Algunos son complementos vitamínicos que contienen aminoácidos y vitaminas con extractos vegetales que ayudan a disfrutar de las relaciones sexuales. Eso sí, reconocer el problema es el primer paso además de comunicarlo con la pareja. Y recuerda que hoy en día existen excelentes opciones para hacer frente a ello.

  • 0 1

  • (No Ratings Yet)
    Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *