¿Depresión post-vacacional? Consejos para subir el ánimo

Salud

Mucha gente al finalizar sus vacaciones y reincorporarse al trabajo y a la rutina del día a día experimenta el síndrome de la depresión post-vacacional. El principal causante es la vuelta al quehacer diario después de un periodo prolongado de vacaciones acompañado del cambio de horario y la modificación de las horas de sueño. Los días de ocio y disfrute dan paso a las largas jornadas laborales y a las responsabilidades y es normal sentirse desanimado o decaído. El verdadero problema surge cuando esa sensación se prolonga demasiado en el tiempo, por lo general más de dos semanas. Ellas más que ellos… Un estudio revela que el perfil del afectado es el de una mujer con estudios universitarios entre 25 y 30 años. Un 63% de las mujeres afirman sufrir este trastorno, frente al 37% de los hombres. El síndrome post-vacacional suele presentar síntomas parecidos a una depresión clínica: sensación de apatía, desánimo, irritabilidad, dificultad para relacionarse con los demás, insomnio, etc. En casos graves puede provocar estados de ansiedad, trastornos digestivos y taquicardias. ¡Qué suerte tener un trabajo y poder disfrutar de vacaciones! Para evitarlo es recomendable seguir algunos consejos, aunque cabe destacar que lo más importante es adoptar una mentalidad positiva. Aceptar la realidad. Aceptar el trabajo y el hecho de que ya has disfrutado de unos días libres y que hay mucha gente que no tiene la suerte de trabajar. Además, España se sitúa en el top ten de países con más días de vacaciones. Disfrutamos de 34 días festivos al año (22 de vacaciones laborables, 8 festivos nacionales y 3 ó 4 días que pueden adoptar las Comunidades Autónomas), 6 más que la media. Países como México o Canadá tan solo tienen 13 y 15 días, respectivamente. - Aprovecha las horas de sol. Todavía hace calor y cualquier tarde-noche de la semana puedes aprovechar el afterwork para sentarte en una terraza, para ir de compras o para pasar tiempo con familia y amigos. - Puede ser un buen momento para ir al gimnasio. Repito, ir. No apuntarse. Después de los excesos propios del verano, recuperar la línea y practicar deporte frecuentemente ayudará a proporcionar la energía necesaria para afrontar esos días más flojos. - Las escapadas de fin de semana son una buena alternativa a quedarse deprimido en el sofá. Aprovecha alguna de las numerosas ofertas que ofrecen las agencias de viaje para disfrutar de un par de días románticos, en familia o con amigos. - Hoy en día, las ciudades nos ofrecen multitud de alternativas culturales. Es posible que después de las vacaciones necesitemos recuperarnos económicamente. Es un buen momento para visitar un museo, pasear por aquel barrio con un encanto especial o ir al cine o al teatro. Sin duda, lo más importante es mantener una actitud optimista. Sonriendo no sólo serás más feliz, además harás más feliz a los que te rodean y crearás un mejor ambiente en casa y en el trabajo. ¿Has pasado el síndrome post-vacacional? Cuéntanos qué has hecho para superarlo.
  • 0 1

  • (No Ratings Yet)
    Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *