Dejar de fumar para tener una piel más joven

Salud

Tras la Navidad llega el momento de los buenos propósitos, y dejar de fumar suele ser uno de los más habituales. La mayor preocupación para quienes se lo están planteando es, sin duda, el miedo a engordar. Pero lo que mucha gente no se plantea es que dejar este vicio hará que tengamos una piel más joven y saludable.

La piel es el espejo del cuerpo, y librarnos del vicio del tabaco nos puede quitar unos cuantos años de encima. La piel es el primer órgano en reflejar los beneficios de dejar de fumar. Un dato interesante es que a las pocas horas de dejar de fumar se empiezan a ver los efectos positivos, la piel se ve más tersa e hidratada.

Y es que este perjudicial producto contribuye al envejecimiento prematuro de la piel, que está cargado de radicales libres que además de reducir hasta un 50% la capacidad antioxidante de la sangre, centran su acción nociva de modo especial sobre las células de la piel. Cada bocanada contiene dos billones de moléculas que son las responsables del proceso de oxidación y envejecimiento prematuro de las células.

El tabaco hace que la piel se vea más estropeada y con menos luminosidad por dos motivos:

1. Afecta la circulación sanguínea, haciéndola más deficiente. Los vasos sanguíneos de la piel se estrechan debido al efecto de la nicotina, por lo que la piel no está oxigenada correctamente.

2. El tabaco también destruye el colágeno, una proteína de soporte de la piel, por lo que cada vez aparecerán más arrugas en el rostro.

Sabiendo estos datos ahora, ¿no se te están quitando las ganas de fumarte ese cigarrillo?

Si eres fumador/a, y estás pensando en dejarlo, tenemos buenas noticias para ti. La mayor parte de los efectos del tabaco en la piel son reversibles, pero hay que dejarlo de verdad. Nuestro cuerpo es muy sabio y se puede regenerar de forma casi milagrosa. Será nuestro propio organismo quien se encargará de regenerar las células dañadas, labor que, podemos complementar con tratamientos a base de cremas específicas. Otra medida supletoria es el consumo de suplementos que ayudan a combatir los radicales libres, como las vitaminas A, C, E, zinc y selenio.

Al dejar de fumar la piel tu verá más bonita y radiante, los dientes menos amarillos y, no volverás a oler a humo,  olor muy desagradable aunque tú no lo notes. También te sentirás con mucha más energía y seguro que empezarás a hacer cosas que antes ni siquiera te hubieras planteado, como ir al gimnasio, salir a dar un paseo para respirar aire fresco, ir al mercado, etc.

Cada vez que sientas que no puedes más, piensa en lo maravilloso que va a ser tu vida sin ese vicio tan malo y recuerda los beneficios estéticos que te va a reportar.

Así que recuerda, el tabaco es el mayor enemigo de tu piel. ¡Consérvala joven!

 
  • 0 1

  • (1 votes, average: 4,00 out of 5)
    Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *