Cuidado básico de las lentillas

Salud

Según los últimos datos de la Federación Española de Asociaciones del Sector Óptico un 50,6% de la población española usa lentes de contacto con regularidad. Estos datos constatan que ha habido un aumento de problemas visuales en los últimos años, pero también que cada vez son más los que eligen las lentillas frente a las gafas. Los principales motivos para inclinarse hacia estas son la estética y la comodidad. Poder ver bien sin que nadie note que llevas lentillas o poder practicar cualquier deporte sin estar pendiente de las gafas.

Las lentes de contacto pueden llegar a ser muy cómodas y muy útiles, pero tenemos que prestar atención y cuidarlas delicadamente. Actualmente, en el mercado hay diferentes tipos de lentes de contacto con diferentes características según su uso, pero todas ellas han de cuidarse, ya sean desechables cada día, cada mes, cada tres meses, o incluso al año, ya que son un producto sanitario que va a entrar en contacto directo con el ojo.

Cuidados en el uso

Si bien las lentillas han ido modernizándose y mejorando de manera que el usuario pueda usarlas cada vez más tiempo, sigue sin ser recomendable llevarlas durante más de ocho horas seguidas. En caso de verse obligado a llevarlas muchas horas seguidas, se recomienda hacer descansos de media hora que permitan oxigenar el ojo y limpiar toda la suciedad acumulada.

Debemos de tener cierta precaución al usarlas en ciertos tipos de deportes como el boxeo o la natación, ya que pueden extraviarse.  También hemos de tener cuidado con las uñas largas que las pueden romper y recordar tenerlas en un estuche bien cerrado cuando no se están usando.

Cuidados en la higiene

Unas lentillas limpias y desinfectadas aseguran una visión nítida, clara y unas lentes que no provocarán daños innecesarios en los ojos. Pero para ello, hemos de seguir unas rutinas, que han de convertirse en hábitos para limpiar las lentillas. Existen dos ejes que han de ser fundamentales: limpieza meticulosa y desinfección.

Antes de manipular las lentillas hemos de limpiarnos las manos muy bien con jabón. Por otra parte, las lentillas nunca se lavan con agua, hay soluciones salinas como por ejemplo la conocida como “solución única” que tiene esa función. Cada vez que se introduzca la lente en el ojo, antes hemos de lavarla con esta solución y, cada cierto tiempo, desinfectar con líquidos de limpieza enzimática.

Las lentillas han de guardarse siempre en el estuche plástico que ha de mantenerse limpio y lo renovaremos cada dos o tres meses. Las lentillas son algo muy delicadas que se debe de manipular con toda la delicadeza para no romperlas y causar daños o pequeñas ulceras en los ojos.

Si seguimos esas pequeñas pautas de higiene y uso, no debemos de encontrar ningún problema a la hora de usarla las lentillas y puede que si somos usuarios de gafas, descubramos una nueva, y cómoda, opción. Descubre en PromoFarma.com los mejores productos para el cuidado de tus ojos.

  • 0 1

  • (No Ratings Yet)
    Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *