¿Cómo cuidar el cuerpo en Navidad?: Menú navideño saludable y mucho relax

Salud

La Navidad es de sobra conocida por las fiestas, la comida y las reuniones en familia. Pero también por ser sinónimo de excesos para nuestro cuerpo y muchas veces nuestra salud. Tendemos a comer más cantidad de la habitual, con más grasa y azúcar (qué decir de los polvorones y los turrones), a beber más alcohol, hacer menos ejercicio (o nada) y muchas veces a no descansar.

Pero si queremos equilibrar la balanza, también pueden ser unas fechas en las que aprovechemos para cuidar un poco nuestra salud y nuestro cuerpo. Algunos días libres y el ambiente festivo y cálido que se respira pueden ayudar a relajarnos y a dedicar más tiempo a nosotros mismos. ¿Quieres plantearte la Navidad de otra manera? Es posible, y te planteamos cómo hacerlo: comida más sana y relax.

Menú navideño saludable

Engordamos de media entre 2 y 6 kilos en Navidad. Los dulces, las salsas, comer por cuatro, las sobremesas, las copas. Si no quieres que la cuesta de enero se haga más pesada, puedes tomar nota de estos pequeños trucos para hacer más saludables y menos calóricas las reuniones navideñas:

  1. Puedes ayudarte de productos totalmente naturales que reducen el apetito entre horas  y además favorecen la pérdida de peso, u otros tipos que funcionan como quemagrasas natural, indicados para bajar de peso. Una buena elección para cuidar el cuerpo y la salud en estas fechas y asegurarnos de mantener nuestro peso después de Navidad.
  2. No olvides el marisco: todo un clásico en las cenas de Nochebuena y Nochevieja y lo puede seguir siendo por sus valiosas propiedades nutricionales: proteínas de alta calidad, bajos en hidratos de carbono y casi todos tienen bajo contenido graso, además de minerales y vitaminas.
  3. Entrantes o primeros platos: si quieres hacer algunos entrantes, cambia los canapés con mayonesa y el exceso de pan por aguacates rellenos, un cóctel de langostinos y lechuga o una rica ensalada a la que puedes añadir, por ejemplo, granada. También puedes pensar en añadir a tu menú alguna crema: de calabaza, de espárragos verdes, una vichyssoise o un caldo de verduras… Alternativas ligeras y saludables. cuerpo_navidad_post2
  4. Mejor en el horno o a la plancha: si puedes optar por hacer carnes o pescados en el horno o a la plancha, mucho mejor, pues son formas de cocinar que resultan más saludables. Por ejemplo, el clásico besugo al horno, pollo relleno (un relleno poco calórico), ventresca de atún a la plancha, merluza rellena de verduras y gambas al horno, y un largo etcétera de comidas sanas y también navideñas.
  5. Guarniciones con verduras: para la guarnición, también puedes optar por verduras a la plancha, champiñones rellenos al horno, escalibada, o cualquier otra receta menos calórica que, por ejemplo, las patatas (y más si son fritas).
  6. Postres: intenta no abusar de los polvorones, los turrones, los pasteles y dulces típicos navideños… Y elige la fruta como el ingrediente principal de tus postres. Hay muchos platos dulces que se pueden hacer para salir de la rutina, y que además también son típicos en muchas casas en estas fechas: manzanas al horno, macedonia de frutas de temporada, peras al vino… ¡Echa imaginación en la cocina!

No tienes por qué añadir todos estos pasos a tu menú, y vigila sobre todo no hacer o comer grandes cantidades (te ahorrarás además de engordar, las digestiones pesadas) ni tomar demasiado alcohol. No olvides además que no es lo mismo la comida del medio día que la cena.

Relajar tu cuerpo: propósito 2017

La Navidad y el ejercicio no son incompatibles. Aunque lo parezca. Podemos aprovechar para hacer aquellos más ajustados a estas fechas: desde patinaje sobre hielo a los numerosos deportes de nieve.

Lo cierto es que el cuello es la parte del cuerpo que más sufre el estrés, en Navidad y en cualquier época del año por la tensión y las malas posturas. Por eso, puede ser el momento ideal para ausentarte del mundo un par de horas y acudir a un spa, un salón de masajes o alguna versión relajante de estas proposiciones dedicadas a tu cuerpo.

Si quieres contar con un apoyo extra para reducir los dolores musculares de cuello y relajarlo desde casa, no olvides que cada vez existen en el mercado más dispositivos masajeadores de última tecnología que incorporan técnicas de fisioterapia, electroestimulación, calor y vibración mecánica.

Además, puedes probar a incorporar como propósito de 2017 una rutina de ejercicios para mejorar tu plasticidad muscular, prevenir una mayor tensión y fomentar la relajación de los músculos del cuello:

  1. Gira la cabeza de un lado al centro, y luego al otro. Empieza si quieres por el lado derecho, espera tres minutos y a continuación gírala hacia el lado izquierdo.
  2. Inclina la cabeza hacia abajo con la barbilla sobre el pecho. Después, levanta la cabeza despacio e inclínala hacia atrás (hasta donde puedas).
  3. Deja caer la cabeza hacia los lados. Comienza por el que prefieras y ve alternando de un lado a otro, siempre tocando la cabeza con el hombro.
  4. Mueve la cabeza en forma de círculo también puede ayudarte a liberar tensión. Hazlo en ambos sentidos.
  5. Aplica calor o frío en la zona de dolor. Puedes comenzar aplicando frío durante los dos primeros días y después pasar a aplicar calor. Para el calor puedes tomar un baño, ponerte compresas calientes o utilizar almohadillas térmicas.
  6. Para fortalecer los músculos del cuello, puedes hacer estos ejercicios pero poniendo resistencia al movimiento con tus propias manos, en sentido contrario al que hagas tus ejercicios.

No dejes de aprovechar la Navidad para relajarte, disfrutar y de paso incorporar algunas rutinas saludables en tu vida no sólo en estas fechas, sino en tu día a día.

Navidades en forma con PromoFarma.com

  • 0 1

  • (2 votes, average: 2,50 out of 5)
    Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *