Comer sin hambre. ¡Se acabó!

Dietética, Salud

comer sin hambre

¿No puedes ver una película en el cine sin palomitas? ¿Cuándo fue la última vez que abriste el frigorífico y te comiste lo primero que viste? ¿No puedes pasar sin helados los calurosos días de verano? ¿Realmente tenemos hambre cuando realizamos estas acciones?

El hambre hace referencia a las ganas y a la necesidad de comer. Sin embargo, es un hecho que en muchas ocasiones comemos sin hambre; movidos por otros factores que poco tienen que ver con la necesidad de alimentarse.

¡Dichosas tentaciones! Somos humanos y nuestro estado de ánimo, circunstancias que nos rodean o motivaciones externas pueden aumentar en nosotros las ganas de comer, incluso cuando no tenemos hambre.

5 motivos que provocan las ganas de comer sin hambre

  1. Cuando nos sentimos agobiados por la carga de trabajo, la acumulación de tareas o pensamos que no vamos a poder cumplir los objetivos marcados o los plazos acordados podemos sentir el deseo de comer sin estar motivados por el hambre.
  2. La incertidumbre del futuro, los cambios y las preocupaciones también pueden influir en que piquemos entre horas.
  3. La publicidad sabe bien cómo despertar emociones en el espectador y con los anuncios alimentarios suele lograrlo con éxito.
  4. Ver a alguien cercano comer es otro motivo que acrecienta nuestras propias ganas, da igual si tenemos hambre o no.
  5. Aunque parezca mentira, hay gente que come por aburrimiento, para hacer mas amenas otras tareas del día a día.

comer en el trabajo

Una alimentación sana es una de las bases de la vida saludable y comer sin hambre no hace sino tirar por la borda nuestros esfuerzos por cuidar nuestra alimentación. Cuando comemos sin hambre es cuando más descuidamos la alimentación porque no reparamos mucho en la hora que es –lo mismo da de madrugada que a media tarde–, en lo que comemos –nos viene bien tanto la bollería industrial como una pizza– ni en la cantidad de comida que ingerimos –si la película es larga mejor compramos el combo de palomitas y bebida grande para que nos aguante toda la proyección.

5 trucos para evitar comer sin hambre

  1. Realizar cinco comidas al día disminuirá las ganas de comer entre horas y favorecerá el control del hambre de una comida a otra de manera más eficaz que si realizamos únicamente tres comidas al día.
  2. Mantenerse activo es un buen ejercicio para evitar comer a destiempo, mantente ocupado y evitarás, por ejemplo, comer por aburrimiento.
  3. Lavarse los dientes justo después de cada comida es una estrategia muy válida para no picar entre horas.
  4. Tener la nevera llena de comida saludable como frutas y verduras reducirá las ganas de picar entre horas cuando acudas a ella en busca de un delicioso manjar. Y si de todas formas sucumbes a la tentación, al menos estarás comiendo sano.
  5. Comer chicle es otro modo de engañar al hambre. Mientras masques chicle tendrás la boca ocupada y el cuerpo tendrá la extraña sensación de que estás comiendo algo.
comer frutas y verduras   Es importante aprender a distinguir entre cuando comemos porque tenemos hambre y cuando comemos movidos por otras causas. Solo siendo consciente de que el hambre no es el factor desencadenante del comer podremos ponerle remedio. Eso sí, vas a tener que entrenar la fuerza de voluntad.
  • 0 1

  • (4 votes, average: 4,25 out of 5)
    Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *