Comer en la oficina y No engordar en el intento

Salud

Hoy en día, las jornadas de trabajo no nos permiten ir a comer a casa y tenemos que comer en restaurantes o en la oficina. Pero no nos confundamos, comer sano es posible, o cuanto menos cuidar nuestra alimentación.

Contra esos mitos que aseguran que cuando se come fuera es inevitable engordar, tenemos que tomar una serie de precauciones. Entre ellas, el evitar no comer.

En ocasiones se cree que las jornadas de trabajo pueden ser la excusa para saltarnos la comida del medio día y así adelgazar pero esto no es cierto ya que, en primer lugar, llegaras a la cena muy hambriento y por otra parte porque saltarse las comidas afecta directamente a nuestra capacidad de concentración y a nuestras fuerzas.

Algunos consejos

Por lo tanto, ¿Qué hacemos? La mejor manera de comer sano en la oficina es prepararte la comida desde el día anterior y así llevas tu misma el control. Si debido a compromisos laborales,  te ves obligada a comer en restaurantes no comas por los ojos y trata de buscar la opción más saludable. Nada más y nada menos que lo que  tú te prepararías en casa. Decántate por las opciones a la plancha o ensaladas, recuerda que no conocemos los aceites y grasas que usan en los bares y pueden afectar directamente a nuestro peso y nuestra salud.

Ni que decir tiene que el debemos evitar tomar alcohol en las comidas laborales ya que el alcohol engorda y si reducimos la ingesta cuidaremos nuestra línea.

Día a día

Trata de realizar cinco comidas diarias. Para empezar el día recuerda la importancia de un buen desayuno que te cargue de energías para todo el día y que evite los picoteos durante la mañana. Si puedes, tómatelo en casa y se tu quien lo preparas.

Para evitar picar cosas que no deberíamos como dulces o bocatas, toma un tentempié a media mañana, ya sea frutas o barritas de cereales.

Para la hora del almuerzo elige las recetas ligeras y que no te hagan tener el estomago pesado. ¿De postre? Una fruta o una infusión serán una buena opción.

A media tarde vuelve a tomar algo, también ligero y cena tranquilamente sin llegar a casa devorando.

Además, no te olvides de beber la mayor cantidad de agua posible durante el día. Esto ayudará a hidratarnos y a depurar.

Seguro que muchas de vosotras también coméis en la oficina, ¿Cuáles son vuestros trucos?

  • 0 1

  • (No Ratings Yet)
    Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *