Bulimia y anorexia, aún peor en verano

Salud

Trastornos alimenticios

La obsesión con bajar de peso puede convertirse en una aventura peligrosa pudiendo llegar a afectar seriamente a la salud. Muchas mujeres y hombres caen en las redes de la ansiedad de lucir un cuerpo diez, perdiendo la objetividad y autoestima en el camino. La bulimia y anorexia son enemigos íntimos que aspiran a ideales 90-60-90, tallas pequeñas y 50 kilos.

Los datos son realmente preocupantes, según informa Renfrew Center Fundation alrededor de 70 millones de personas en el mundo sufren estos tipos de trastornos alimentarios, donde el 85% son mujeres.

Todo comienza con una dieta, con el deseo de bajar de peso aunque en realidad la búsqueda está ligada a una aceptación, un problema de autoestima que termina por desencadenar trastornos realmente peligrosos para la salud, llegando algunos casos a la muerte de la persona afectada.

¿Qué es la bulimia?

La bulimia nerviosa responde a un trastorno alimenticio que provoca un descontrol sobre los hábitos alimenticios donde la persona afectada tiene atracones (ingesta de grandes cantidades de comida en un corto plazo de tiempo) que derivan en conductas “compensatorias” como puede ser la auto-provocación de vómitos o ingesta abusiva de laxantes. Por lo general estos atracones suelen producirse a escondidas.

¿Qué es la anorexia?

La anorexia nerviosa responde a un estado privativo de la ingesta de alimentos por un determinado tiempo o control excesivo de las calorías que se consumen alternados o no con etapas de atracones y purgas (vómitos o laxantes). Existen dos tipos de anorexia: la anorexia nerviosa restrictiva (dietas muy restrictivas y exceso de ejercicio físico, por lo general no recurren a atracones compulsivos y purgas) y anorexia nerviosa purgativa/compulsiva (recurrentes a atracones y purgas, y otros hábitos adictivos como alcohol, tabaco, etc.)

El bajo peso, un carácter irritable o ermitaño, comportamientos a escondidas suelen ser indicadores de que algo sucede. Ambos trastornos tienen un efecto negativo directo sobre nuestra salud como: pérdida dentaria, alteración en el funcionamiento de órganos internos, caída de pelo, problemas cutáneos, entre otros.

Este verano cuida tu salud… ¡Cuídate!

  • 0 1

  • (No Ratings Yet)
    Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *