4 plantas para aumentar tus defensas

Salud

defensas1_post

Cuando empieza el frío y las horas de sol disminuyen, tu organismo experimenta una serie de cambios y de alteraciones que pueden verse exteriorizados mediante una disminución del ánimo, de la energía e incluso de tu calidad de salud. Si tu alimentación es la correcta y con ella cubres todas las necesidades nutritivas de tu cuerpo, no tienes por qué experimentar ningún tipo de problema; sin embargo, no todo el mundo es consciente de ello y no conocen cuáles son sus necesidades. De ser así, entonces sí que tu sistema inmunitario, el encargado de proteger tu organismo, puede verse afectado. Este hecho provoca que tu cuerpo se vea invadido por virus y bacterias de cualquier tipo, llevándote a sufrir resfriados, gripes, procesos víricos y cualquier tipo de dolencia leve con más facilidad que al resto.

defensas3_postEn primer lugar, debes tener en cuenta que tu sistema inmunitario es el muro contra el que los virus y bacterias se chocan cuando intentan invadir tu organismo. Si este muro está lleno de puertas, destruido o es fácil de escalar, estos pequeños habitantes pueden invadir tu cuerpo y hacer de él su humilde morada. A partir de ahí, deberías empezar un tratamiento con antibióticos, el cual no hará otra cosa que disminuir aún más tus defensas mientras ataca y acaba con estas bacterias.

Como se suele decir, más vale prevenir que curar, por ello aquí se te ofrecen 4 plantas con las que podrás preparar un remedio preventivo para librarte no sólo de virus y bacterias, sino de un sistema inmunitario y unas defensas poco fortalecidas.

4 plantas para aumentar tus defensas

  • Equinácena

La equinácena es una planta medicinal perteneciente a la familia de las margaritas, muy recomendada y muy utilizada para aumentar las defensas y aliviar dolores e infecciones. Al poseer propiedades antibióticas, antivíricas, antiinflamatorias y antipiréticas, esta planta se utiliza como tratamiento para infecciones en las vías respiratorias, en la boca y para resfriados comunes que pueden o no incluir fiebre.

Gracias a esta preciada planta medicinal, podrás disminuir la inflamación de tu garganta y de tus vías respiratorias, además de calmar y aliviar el dolor tanto en estas mismas vías como en la boca. De hecho, muchas personas ingieren equinácena tras una intervención odontológica pues además de aliviarles el dolor, les ayuda a reducir la inflamación y les actúa como antiséptico.

La equinácena se consume en infusión o en cápsulas, las cuales la incorporan de forma concentrada convirtiéndose en una de las formas más adecuadas para consumirla. Lo que más se recomienda es es consumirla durante 7 semanas haciendo un descanso de 2 ó 3 semanas. De esta forma evitarás que tu cuerpo se acostumbre y cree tolerancia al tratamiento.

  • Astrágalo chino

Muy conocida y utilizada en la medicina china desde tiempos ancestrales, el astrágalo renueva las células y aumenta las defensas, constituyendo un gran tratamiento revitalizante para personas que pueden sufrir épocas de convalecencia, resfriados o procesos víricos con mucha facilidad.

Asimismo, esta preciada planta se utiliza para tratar dolencias digestivas, ya que a sus ya mencionadas propiedades debe sumarse la de hacer más livianas las digestiones pesadas, calmar la acidez de estómago y ayudar a depurar el organismo. En concreto y hablando de dolencias específicas, el astrágalo chino se utiliza para tratar bronquitis, resfriados comunes, gripes, anemias, astenias primaverales, estrés y ansiedad. Como habrás podido ver, también resulta beneficiosa para equilibrar tanto el ánimo como el sistema nervioso, pues revitaliza y da fuerzas a tu organismo.

Su consumo debe realizarse mediante la infusión directa de su raíz, cuya solución se consume en un máximo de dos veces al día.

defensas4_post

  • Cúrcuma

La cúrcuma es una raíz perteneciente a la misma familia que el jengibre y el cardamomo, la denominada zingiberaceae. Además, constituye el ingrediente principal y la base del curry, siendo muy utilizada en la gastronomía asiática e hindú.

Lo que más destaca de esta raíz y la razón de sus propiedades antioxidantes, antibacterianas, antiinflamatorias, anticancerígenas y calmantes, es la curcumina. Esta sustancia actúa sobre las inflamaciones, calmándolas y aliviando las molestias que puedan provocar, pero además, incide en las células regenerándolas. Por este motivo posee una acción anticancerígena: ayuda no sólo a regenerar, también fortalece los glóbulos blancos presentes en tu torrente sanguíneo, los cuales son la estructura de tu sistema inmunitario.

Para consumirla, lo más común es incorporarla en la dieta como especia. No obstante y desde hace algún tiempo, los comercios de España ya ofrecen la raíz natural de la cúrcuma, hecho que favorece su consumo mediante infusión o directamente rallada sobre las comidas.

  • Jengibre

Como ya se ha mencionado anteriormente, el jengibre pertenece a la misma familia que la cúrcuma y ésta se denomina zingiberaceae. Igual que este otro producto, el jengibre también es una raíz de peculiar y potente sabor, el cual destaca por ser picante y refrescante. De hecho, en la gastronomía japonesa, por ejemplo, lo utilizan como complemento del sushi para que se consuma entre pieza y pieza ya que ayuda a limpiar el paladar, permitiendo saborear al cien por cien cada una de estas piezas.

Entre las propiedades del jengibre, destacan la antiinflamatoria, antiséptica y digestiva, aunque también se conoce por su capacidad para fluidificar la sangre. Por este motivo muchas personas no sólo lo consumen en infusiones, incorporándolo a sus batidos o platos, sino que elaboran cremas y ungüentos que aplican a zonas con reuma, por ejemplo, para disminuir la pesadez.

El cóctel más efectivo para ayudar a aumentar las defensas, fortalecer tu organismo e incluso aliviar los síntomas del resfriado común (dolor de cuello, mucosidad, malestar general,...) es combinar la infusión de jengibre con zumo de limón exprimido. Para prepararlo, debes dejar hervir en un recipiente a fuego medio una porción de raíz cortada en juliana durante un buen rato (15 minutos mínimo), hasta que veas que el líquido adquiere un color dorado o cobrizo. Una vez listo, incorpora el zumo de dos limones y deja hervir un minuto más. El resultado debes tomarlo en ayunas por la mañana, combinándolo con otras tomas a lo largo del día. Si quieres, lo puedes endulzar con miel, sacarina o sirope de ágave.

defensas2_post

Además de reforzar tu organismo desde el interior, recuerda mantener unos hábitos adecuados y acordes al tiempo que hace en cada estación. ¿Un ejemplo? En épocas de frío, es poco recomendable salir a la calle con el pelo mojado o sufrir cambios de temperatura muy bruscos. Piensa que si ya en verano es probable que experimentes ciertos catarros estacionales, en invierno es aún más frecuente debido a estos despistes y a una poca estabilidad inmunológica. Así que ya sabes, cuídate tanto por dentro como por fuera para poder afrontar la llegada del frío con energía y asegurándote que no vas a ver un paquete de pañuelos en todo el invierno.

  • 0 1

  • (2 votes, average: 3,00 out of 5)
    Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *