3 consejos para cuidar tus pies en otoño

Salud

blog_pies

Los pies en otoño vuelven a esconderse después de haber pasado varios meses al aire libre. Las sandalias dejan paso a las zapatillas, botines y poco a poco a las botas del invierno. Pasar del calzado abierto al cerrado puede pasar factura a los pies. Es posible que los mimes menos porque nadie los va a ver, e incluso tú les prestas menos atención, sin embargo; hay que prepararlos para este cambio estacional y de calzado ya que puede repercutir en tu salud.

Cómo preparar tus pies para el otoño

  1. Cura de salud para tus pies. Tras el verano has estado luciendo unos pies bonitos con pedicuras estéticas y los has cuidado, sin embargo; a pesar de todo, las agresiones diarias de sol, cloro, sal y la utilización prolongada de calzado como chanclas y calzado muy plano seguramente han hecho que se haya deshidratado, que algunas uñas estén quebradas y que tus tobillos y talones no pasen por el mejor momento. Por ello, hazte una buena pedicura antes de enfundarlos en el calzado cerrado. Una buena idea es visitar el podólogo para que evalúe el estado de salud de tus pies. El podrá hacer un diagnóstico más acertado y proceder a eliminar duricias y aplicar tratamientos específicos si lo necesitaras.
  2. Revisa el calzado cerrado. Es posible que hayas guardado unos zapatos que ya te hacían daño o que estaban muy desgastados, pero que has guardado "por si acaso" de repente te lo quieres volver aponer. Comprueba que están bien y que tanto la suela, como el interior del zapato están en condiciones de vestir y cuidar tus pies. Las plantillas puede haberse resecado, estar desgastadas, rotas o puede que hayan aparecido hongos. Cámbialas si no te sientes cómoda o ves señales sospechosas. En el caso de los tacones, es importante comprobar el desgaste de estos ya que caminar con las piernas inclinadas por efecto de los tacones, exige un esfuerzo mayor a la espalda.
  3. Cuidado diario. Después de la puesta a punto de tus pies, toca el mantenimiento. Una vez por semana, exfoliarlos y liberarlos de células muertas. Después de la ducha, sécalos muy bien para evitar los hongos e hidrátalos con un suave masaje por toda la planta de los pies y entre los dedos.

Elegir el calcetín adecuado ayudará a cuidar la salud de tus pies. Deben ser de fibras naturales para que el pie transpire y no apretar en los tobillos pata que la circulación sea la correcta.

Trucos para unos pies bonitos

Una vez has preparado a conciencia tus pies y has interiorizado que tu rutina de belleza de pies debe seguir aunque éstos no se vean, puedes seguir ayudando a tus pies con pequeños gestos

  • Debes utilizar una crema especial para los pies ya que la piel de esta zona requiere unos cuidados especiales. Actualmente, muchas de las cremas para pies incorporan urea, un componente que es capaz de impedir la pérdida de agua a través de la piel.
  • Anda descalza para activar la circulación de la sangre, facilitar la transpiración y permitir que tus pies descansen mejor.
  • Poner los pies en alto mejorará la circulación. Puedes hacerlo al llegar a casa como momento de desconexión. Te será muy útil sobre todo si llegas con las piernas hinchadas.blog_pies2

Acabar con el olor de pies es posible

Una de las causas del mal olor de pies es el uso de calzado o calcetines inadecuados. Si los olores han aparecido, toma nota de estos remedios naturales para tener a raya el perfume de tu pies.

  1. Té negro. El té negro sirve tanto para el olor de pies como para el mal olor corporal en general. Añade cuatro bolsas de té negro en un litro de agua hirviendo, déjala enfriar y ponla en un recipiente para sumergir y dejar en remojo los pues durante unos 20 minutos.
  2. El vinagre de vino blanco también es muy eficiente contra los malos olores. En este caso bastarán de 5-10 minutos con tus pies sumergidos en agua caliente con vinagre. Después, elimina el olor con jabón.
  3. Ralla una raíz de jengibre y coloca el resultado en un tazón con agua. Hierve la mezcla de 10-15 minutos y cuela la solución. Masajea con suavidad los pies utilizando la mezcla y antes de irte a dormir durante dos semanas. Guarda el liquido en la nevera después de su utilización.
  4. El bicarbonato de sodio reduce la cantidad de bacterias en tu calzado, así que rocía tus zapatos y medias o calcetines antes de usarlos. También te lo puedes aplicar directamente en los pies a través de un baño de agua tibia. Sumérgelos en un barreño durante 15-20 minutos y luego sécalos.
  5. Polvos de talco. Igual que el bicarbonato de sodio, puede aplicarse en la planta del pie o en los zapatos. En este caso, déjalos durante toda la noche para que absorba la humedad y retíralo por la mañana.

Sigue estos consejos y deja tus zapatos airearse toda la noche y verás como tus pies mantienen una buena salud y los olores se quedan fuera.

Te recomendamos para cuidar tus pies...

  • 0 1

  • (3 votes, average: 3,67 out of 5)
    Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *