10 trucos para aliviar las piernas cansadas

Salud

piernascansadas_post1

Las piernas cansadas aparecen cuando los vasos sanguíneos no conducen la sangre con normalidad y ésta se estanca en las piernas sin poder llegar al corazón. Esto provoca una sensación de hormigueo y piernas pesadas, y más cuando hace calor.

Sufrir estas molestias, en muchos casos es debido a la herencia, aunque existen otros factores que promueven su desarrollo como: sedentarismo, medicación, menstruación, embarazo, alimentación inadecuada, trastornos venosos, obesidad, etc. Incluso un calzado inadecuado puede provocar cansancio en las piernas.

Para poder hacer frente a estas dolencias y conseguir una mejor calidad de vida, te presentamos unos consejos que te pueden ayudar a cuidar tus piernas como se merecen:

  1. Bebe abundante agua. Con una adecuada ingesta de líquidos se facilita la eliminación de toxinas y la depuración del organismo. La bebida ideal es el agua, pero también se pueden tomar zumos o licuados de frutas como las unvas, naranja, limón, arándanos, fresas... Estas frutas son ricas en flavonides y antioxidantes que mejoran la circulación. También puedes optar por tés o infusiones.
  2. Lleva una dieta rica en fibra Una dieta rica en verduras y frutas frescas, legumbres y cereales integrales, frutos secos y frutas desecadas, favorece el tránsito intestinal y una defecación sin esfuerzo y contribuye a reducir el riesgo de varices y hemorroides, además de mejorar el estreñimiento.
  3. Usa ropa cómoda y “suelta” La ropa cómoda es la mejor para que la circulación de la sangre sea la correcta. La ropa ajustada afecta normalmente la circulación por ello, evita las medias ajustadas a mitad de pierna y las medias con liga. Recuerda que los tacones excesivamente altos también pueden influir en el cansancio generalizado.
  4. Haz ejercicio de piernas Es aconsejable hacer ejercicios de piernas y pies (caminar de puntillas, flexiones de piernas, etc.) sobretodo por la noche o cuando las horas de calor han disminuido. Si pasas muchas horas sentada, levántate cada hora y da un paseo por la oficina. Si tu trabajo hace que estés de pie y quieta, procura también moverte. El canzado es importante ya que unos tacones demasiado altos también te generaran piernas cansadas.
  5. No hagas largas caminatas sin parar. Recuerda, un pequeño descanso en tus caminatas diarias es ideal para no hacer que las piernas se cansen antes de tiempo.piernascansadas_post2
  6. Reduce la sal en tu dieta Un exceso de sal en la dieta empeora la retención de líquidos y por tanto, agrava posibles edemas (hinchazón) en las piernas.
  7. Duchas frías El hecho de intercambiar agua fría con tibia además de relajar y tonificar, hace que la circulación de la sangre se active y seguramente evite esa sensación de pesadez y dolor.
  8. Utiliza una crema adecuada, los sprays también son muy recomendables. Realiza un masaje empezando desde los pies y sigue subiendo hasta los muslos con una crema o spray que contribuya a la mejora del retorno venoso. Si pones tu crema hidratante en la nevera, además, el efecto frío activará la circulación y te dará sensación de frescor y alivio, ideal para los días calurosos.
  9. Duerme con las piernas un poco elevadas Con ayuda de un cojín o pequeña almohada coloca tus pies encima. Mejora la recuperación ya que favorece el retorno venoso. Cuando llegues a casa después de un día duro, también puedes levantar las piernas durante unos 20 minutos mientras te relajas y desconectas del mundo. 
  10. Evita las exposiciones prolongadas al sol. El calor no favorece una buena circulación, así que cuando te tumbes a tomar el sol, realiza incursiones en el agua para reactivar la circulación.

En el mercado puedes encontrar productos que alivian este tipo de dolencias, algunos de ellos con fórmulas muy eficaces basadas en extractos de plantas. Aplícalos con un masaje para que sean más efectivos.

Majase para piernas cansadas

Aplicar las cremas o productos para piernas cansadas con un suave masaje favorecerá la activación de la circulación y descargará tensiones. te sentirás más ligera y descansada. Durante unos 5-10 minutos masajea la zona suavemente, sin ejercer demasiada presión ya que si haces el masaje demasiado fuerte, los músculos pueden acabar contracturándose. Los movimientos serán siempre hacia arriba para favorecer el retorno venoso y linfático.

  • 0 1

  • (1 votes, average: 5,00 out of 5)
    Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *