Uso de probióticos para preservar la flora intestinal

Nuestra farmacéutica responde

Los probióticos son microorganismos vivos, bacterias o levaduras que, administrados en las cantidades adecuadas, ofrecen un beneficio a la salud de quien los toma (según la Organización Mundial de la Salud). Los encontramos en ciertos alimentos, medicamentos o suplementos dietéticos. Cuando se ingieren, alcanzan el tracto digestivo y contribuyen al equilibrio de la microbiota intestinal. También ayudan al funcionamiento correcto del sistema inmune. Serán de gran utilidad como coadyuvantes en caso de diarreas o alteraciones de la flora bacteriana. Deberemos tener en cuenta el tipo de bacterias que contiene el producto, así como la cantidad, para asegurar que sobreviven a los ácidos gástricos y alcancen el intestino para cumplir allí su función. Mar os habla de los probióticos y cómo tratar desórdenes de la flora intestinal. 

Pregunta: Quiero saber qué tipo de probiótico es el adecuado para mi caso. Tengo tendencia a la diarrea y cada 10 días, aproximadamente, voy al baño y de repente tengo diarrea en esa deposición.

Comentario: ¿Has realizado algún viaje a un país tropical? ¿Has tenido fiebre u otro tipo de malestar? ¿Te ocurre desde hace poco o, por el contrario, es un patrón "habitual"? Son preguntas que deberíamos hacernos si sospechamos de una posible infección adquirida durante un viaje o por consumo de alimentos (o bebidas) que pudieran contener microorganismos patógenos. Si la respuesta a alguna de las dos primeras es afirmativa, acudiremos al médico para una exploración más completa y los análisis pertinentes.

La utilidad de las bacterias buenas

A diferencia de la situación anterior, existen otros cuadros leves de origen no infeccioso que responden a una disbiosis de la flora bacteriana. Es decir, una alteración de las bacterias beneficiosas que habitan de manera normal en el intestino (y, de hecho, a lo largo de casi todo el aparato digestivo). Sin una población equilibrada de estas bacterias "buenas", no podríamos realizar funciones como la metabolización y asimilación de algunos nutrientes, la correcta respuesta inmunitaria e incluso la síntesis de vitaminas importantes. Las funciones que desempeñan las bacterias saludables en el organismo despiertan cada vez mayor interés. Factores como el estrés prolongado, el deporte muy intenso o una alimentación poco adecuada pueden modificar su presencia y cantidad relativa (respecto a otro tipo de microorganismos menos beneficiosos). Por consiguiente, la barrera intestinal se vuelve más permeable a tóxicos y alérgenos.

Los alimentos que actúan como prebióticos y nutren la flora bacteriana son, sobre todo, las verduras ricas en inulina (un tipo de fibra) y cocidas al vapor (alcachofas, espárragos, puerro...) y las legumbres (2 raciones a la semana). Por contra, los azúcares refinados y el exceso de grasas saturadas o alimentos lácteos pueden favorecer un entorno intestinal menos salubre. Por otro lado, consumir los microorganismos vivos y en la cantidad apropiada, los llamados probióticos, también ayuda a repoblar la flora bacteriana. En el mercado encontramos muchos productos que contienen probióticos, pero debemos seleccionar las cepas (tipo de bacterias) adecuadas para cada necesidad. Algunas bacterias tendrán preferencia por un determinado hábitat (dentro del propio tramo digestivo o, incluso, migrando a otras zonas como la flora vaginal) y favorecerán unas funciones más que otras. También se debe tener en cuenta el número de cepas distintas y la cantidad en la que están presentes (para asegurar que sobreviven a los ácidos gástricos y alcanzan el intestino).

Para el caso de diarreas leves e intermitentes (por ejemplo, después de la toma de antibióticos y habiendo descartado las infecciones más graves que comentábamos al principio) te recomiendo Lactibiane Référence Pileje 30cáps además de seguir los consejos dietéticos indicados. Una vez abierto el envase o durante la estación veraniega, es mejor conservarlos en la nevera para asegurar su viabilidad. De nuevo, destaco la importancia de acudir al médico si persisten los síntomas y no se resuelven.

  • 0 1

  • (10 votes, average: 4,20 out of 5)
    Cargando…

Hay 2 comentarios

  • Hola mi madre tiene anemia ferroquimica le hicieron hasta un aspirado medular pero gracias a dios estaba todo bien pero parece ser k la anemia le viene del hígado la esta viendo en digestivo y en los últimos análisis le vio k la vitamina B12 la tenia baja le ha mandado unas inyecciones 1a la semana luego1cada 15 días y luego 1 al mes hasta k vaya en octubre pero la pobre esta con unas diarreas enormes hasta se lo hace encima ella ha tomado muchísimos antibióticos debido a una celulitis infecciosa k le entro y no lograban curarsela y para la boca y le dijo al medico lo de las diarreas y le manda mas antibióticos yo creo k puede ser de eso la pobre esta muy floja le estoy comprando yogures blancos batidos de chocolates pero m podría decir k le puedo dar para esa diarrea tan malita?xk es todo caldo y le doy fortasec pero tiene colon irritable y como le de mucho se estriñe estoy sola con ella x favor ayudenme OS lo ruego.Mil gracias

    • Hola Ana María,

      Con la utilización de altas y repetidas dosis de antibiótico, es del todo oportuna una complementación a base de probióticos, que ayuden a restablecer la microbiota intestinal y apoyen al tratamiento de cuadro diarreico. Vamos a escoger un complemento que contenga varias cepas, para cubrir un espectro más amplio. Recomiendo el que se cita en este artículo (Lactibiane Réference) porque contiene cuatro cepas distintas y sustancias prebióticas.

      También es importante reponer la pérdida de agua y mantener un buen aporte hídrico: puede tomar suero glucosado por vía oral, o integrar en la dieta (si es posible) agua, zumo de manzana, infusiones, caldo vegetal,… y alimentos que sean apetecibles y fáciles de ingerir. Alguna ración de carne roja a la plancha 1 o 2 veces por semana aportará hierro y vitamina B12 con buena disponibilidad.

      Mientras espera la evaluación de la función hepática, algunos complementos vegetales también pueden ayudar en este sentido: por ejemplo, los extractos de rábano negro y alcachofa o al cardo mariano (hepatoprotector).

      Espero que vaya mejorando, ánimo y un abrazo.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *