Propósitos de Año Nuevo: estilo de vida, alimentación y salud

Nuestra farmacéutica responde

Estamos a principios de año y es un buen momento para hacer balances. En esta ocasión, permitidme cambiar el relato de una consulta real por algunas reflexiones sobre estilo de vida y salud. Hoy recopilamos ideas para “alimentar” la lista de los buenos propósitos, que nos puedan ayudar a sentir mejor y más saludables.

Somos lo que comemos, los sabios de la Antigüedad ya lo decían

“Que tu medicina sea tu alimento, y el alimento tu medicina”. Esta afirmación se atribuye a Hipócrates de Cos, considerado el padre de la medicina moderna, y sigue siendo uno de sus legados más conocidos. Una afirmación que proviene, nada menos que del siglo V a.C. Se dice rápido, ¡pero han pasado unas cuantas batallitas desde entonces! Lo curioso es que el mensaje sigue tan vigente como entonces.

 

Me fascina la cultura griega, siempre lo ha hecho. Me fascina aún más pensar en cómo podían ser personas tan sabias, tan coherentes con la naturaleza del mundo y del ser humano. Sentaron unas bases para el conocimiento tan sólidas que fueron origen incuestionable de nuestra sociedad actual (con más o menos matices). En todas las facultades de Medicina y Farmacia aún tenemos presente a la figura de Hipócrates y, cuando recordamos algunas de las frases que postuló, nos asombramos de que su significado siga de lo más actual, tras tantos siglos de historia.

 

Hace poco, leíamos una noticia muy interesante sobre el hallazgo de cómo el consumo de ciertas grasas en la dieta puede empeorar la aparición de metástasis en enfermedades cancerosas. Concretamente, se habla del efecto pernicioso de los aceites de palma y coco, muy presentes en los alimentos procesados. Las interpretaciones deben ser cautas, como siempre, ya que enfermedades como el cáncer o las patologías cardiovasculares son multifactoriales (su desarrollo es la suma de muchas causas, no todas fáciles de conocer o controlar).

Lo que es cierto es que, estudios como el anterior, nos recuerdan la importancia del estilo de vida y la alimentación. Incluso, apuntan a la necesidad de establecer “tratamientos dietéticos”, como soporte a los farmacológicos, y con menos efectos secundarios. Un contrasentido: estudiar científicamente este tipo de tratamientos no farmacológicos, como los dietéticos o de estilo de vida, resulta muy costoso. Llevarlos a la práctica, no. La razón es simple: por la falta de rendimiento económico de algo que no se puede patentar (como un hábito de vida o la elección de lo que nos alimenta).

Consejos prácticos según nuestras necesidades

propositos_estilovida_post2

A lo largo de este año, hemos tratado consultas de muy diversa índole. También hemos hecho hincapié en los aspectos de estilo de vida y alimentación que pueden contribuir a apoyar las funciones del organismo en determinadas dolencias, ejercer un efecto preventivo de las mismas, o bien apoyar los tratamientos farmacológicos prescritos:

  1. Para el cuidado digestivo e intestinal, destacamos la importancia de algunos extractos vegetales como el aloe vera y las fibras prebióticas (que ayudan al crecimiento saludable de la microbiota intestinal). Tomar probióticos de manera regular (microorganismos vivos) también tiene innegables beneficios para la salud gastrointestinal.
  2. Para perder peso y ganar salud, no hace falta recurrir a dietas rígidas y muy restrictivas. Basta con pequeños pero poderosos cambios.
  3. En caso de migrañas, dolores de cabeza tensionales o estrés, los aspectos nutricionales y micronutricionales son unos buenos aliados para evitar exacerbaciones de las crisis o empeoramientos.
  4. Los complementos alimenticios de tipo multivitamínico nos ayudan en épocas de mayor cansancio o esfuerzo físico e intelectual. Siempre que no sustituyan una dieta equilibrada, podemos incluirlos en nuestro día a día.
  5. Para ayudar a atenuar problemas de tipo estético como la celulitis, no podemos olvidar la importancia de hidratarnos bien durante el día, entre otros consejos.
  6. Los consejos de alimentación también sirven para preservar la belleza de la piel y la salud de las articulaciones.

Sí a los pequeños propósitos saludables, no a muchas restricciones

En estos días, hay que disfrutar de las comidas y la gastronomía tradicional, no se trata de renunciar al placer de comer rico. Pero sí consiste en “comer con cabeza” e intentar compensar algunos excesos con otras comidas más ligeras y nutritivas. Con el frío, el cuerpo nos pide comida contundente y calórica, no hay que renunciar a ella, siempre y cuando podamos encontrar un equilibrio beneficioso.

Un buen propósito nutricional para el Nuevo Año no tiene porqué ser un cambio drástico en nuestra alimentación. Puede ser, simplemente, comer un poco más casero. Volver a saborear la variedad de productos frescos del mercado de al lado de casa. Consumir más productos de temporada. Tomar un poquito menos de carne y beber más agua. propositos_estilovida_post3

Otras ideas fáciles de llevar a la práctica: probar alimentos nuevos que no hayamos probado antes, y nuevas formas de cocinarlos; a la hora de salir a comer fuera, apostar por establecimientos con buen producto, por ejemplo de Km0, y menús saludables y apetitosos; y que, cuando vayamos a comprar un alimento, nos preguntemos de dónde viene y cómo se ha procesado.

Ya lo decía Hipócrates: “Que el alimento sea tu medicina, y la medicina tu alimento”. Volvamos a lo esencial.

¡Feliz y próspero 2017!


Conflicto de intereses: La información contenida en mis artículos, así como en las respuestas de consultas privadas, es de carácter independiente. Las recomendaciones las hago en base a la información técnica y el propio criterio profesional, y no recibo ningún incentivo para destacar unos productos frente a otros. Agradezco a todos lectores que se pregunten por el criterio de selección aplicado y les animo a seguir enviando sus inquietudes y comentarios.

  • 0 1

  • (4 votes, average: 4,50 out of 5)
    Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *