Cuidados para aliviar la pesadez de piernas

Nuestra farmacéutica responde

160509_PiernasCansadas

Las temperaturas altas, el sedentarismo y una alimentación inadecuada hacen que nuestras piernas sufran, se sientan pesadas. Este problema se acusa más durante el embarazo, ya que la circulación sanguínea en las extremidades inferiores se ralentiza. Más allá de la pesadez y el cansancio, los problemas circulatorios pueden derivar a una mayor retención de líquidos o a la dilatación de las paredes venosas. La consulta de esta semana nos lleva a 5 consejos que pueden ayudar a minimizar estas molestias.

Consulta: ¿Cuáles son los mejores drenantes bebibles para mejorar el hinchazón de piernas? La finalidad no sería adelgazar, ni eliminar más líquidos...

Vamos a hablar de cómo mejorar el confort circulatorio y evitar la sensación de pesadez en las piernas. Muchas personas, sobre todo mujeres, padecen esta incomodidad que empeora con las altas temperaturas ambientales, el hecho de trabajar muchas horas de pie durante la jornada o la falta de ejercicio físico rutinario. También es una situación habitual durante el embarazo, ya que la circulación sanguínea en las extremidades inferiores se ralentiza a causa del mayor volumen abdominal y los cambios hormonales influyen en la funcionalidad venosa.

Los problemas circulatorios leves en las piernas pueden conducir a una mayor retención de líquidos en tobillos y pies (una parte del agua de la circulación venosa pasa a los tejidos circundantes y queda "atrapada" generando edema o hinchazón); también se produce una dilatación de las paredes venosas (provocando las distensiones típicas de las varices); y aparecen las molestias asociadas: pesadez en la zona, disconfort o sensación de "calor".

Para ayudar a revertir esta situación, cuando el problema dependa de los factores que hemos citado y sea leve-moderado (si tenemos problemas circulatorios más graves o relacionados con la función cardíaca habrá que consultar siempre al especialista), tendremos en cuenta los siguientes puntos:

  1. Buena hidratación durante el día. Contribuye al buen funcionamiento del aparato circulatorio y la función del riñón, permite drenar y eliminar los productos de desecho solubles en agua y evita la "retención" excesiva de agua. También evita lesiones musculares (fundamental en la práctica deportiva).
  2. Sano equilibrio entre actividad física y descanso. Todos los extremos son perniciosos: evitaremos un estilo de vida demasiado sedentario o permanecer de pie en una posición "fija" durante mucho tiempo (si trabajamos en estas condiciones podemos realizar: rotaciones en las articulaciones como tobillos y caderas; desplazamientos de vez en cuando; movimientos de flexión de las piernas para estimular el retorno venoso, etc.). Después de la jornada, mantener en alto las piernas durante un rato para que descansen también es aconsejable. Y guardar algo de tiempo para caminar, pasear, subir escaleras, bailar o practicar un deporte que nos guste y nos resulte estimulante.160509_PiernasCansadas2
  3. Uso correcto de calcetines, medias o panty de compresión ligera o normal. La compresión terapéutica es muy útil en personas con tendencia a varicosidades, durante el embarazo o, como decíamos, en personas que permanecen largas jornadas de pie. En este caso, es imprescindible consultar a un profesional sanitario, médico o farmacéutico, para escoger el producto adecuado (según medidas corporales y necesidad de compresión). Para beneficiarnos de su efecto, deberán utilizarse diariamente y emplear la talla o diseño adecuados.
  4. Dieta sana y variada. Es, sin duda, la mejor fuente de vitaminas protectoras de los vasos sanguíneos, antioxidantes y otros nutrientes esenciales. Incluiremos los cítricos, ricos en vitamina C (una de las declaraciones aprobadas de esta polivalente vitamina es, precisamente, que contribuye a la formación del colágeno para un normal funcionamiento de los vasos sanguíneos). Productos de temporada, como las ciruelas o los rabanitos, tienen cierto efecto diurético y depurativo. Los betacarotenos (presentes en zanahorias y albaricoques) protegen el sistema cardiovascular. Y las antocianidinas (sustancias antioxidantes que encontramos en la uva negra, las moras, higos, cebollas rojas y berenjenas) contribuyen al buen funcionamiento de los vasos sanguíneos.
  5. Complementos alimenticios y productos de uso tópico. Una ayuda extra o suplementación puede contribuir a aliviar el problema. Por vía oral, se pueden tomar complementos con activos vegetales que tengan propiedades antiedematosas, antiinflamatorias y protectoras de la pared vascular. Por ejemplo, MARTIDERM® Legvass 60cáps, que contiene vitamina C, castaño de indias, vid roja, centella asiática, ruscus y rutina. Se toma 1 cápsula al día con la comida y es un producto apto durante el embarazo. Fisioven plus 50cáps de Aboca es otro complemento alternativo con una composición muy parecida. En este caso, se toma 1 cápsula dos veces al día. Para las situaciones laborales que requieren estar mucho rato de pie: MARTIDERM® Legvass transdérmico 14 parches. Se trata de unos parches con acción tonificante venosa y reafirmante. Van liberando sus activos durante 8 horas y se nota el efecto de "descanso" en las piernas desde la primera aplicación. Hay que seguir al pie de la letra los consejos de uso para un óptimo efecto. Finalmente, mencionaremos la línea Circularom de Pranarôm: a destacar Pranarôm Circularom gel 80ml, un gel refrescante-descongestionante a base de aceites esenciales de niaulí y pachuli. Durante el embarazo, utilizar solo a partir del 6º mes.

Que paséis buena semana y ya sabéis... ¡A descansar las piernas y mimarlas como se merecen!

  • 0 1

  • (8 votes, average: 4,88 out of 5)
    Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *