Protección solar, a diario

Bebés y Mamás

Usa protección solar en verano es algo que no cuestionamos. Llegan los primeros rayos de sol y asumimos que es el momento de escoger protección solar.  Cada vez más, asimilamos que en invierno el sol también incide en nuestra piel, sin embargo, el año es algo más que frío y calor. En el resto de estaciones la piel sigue expuesta a los rayos solares y, por tanto, es importante adecuar los cuidados al sol. Las cremas para el sol no sólo son básicas para prevenir el cáncer de piel sino que también es un paso fundamental para mantener un cutis bonito y joven durante más tiempo.

Los dermatólogos insisten en el tema: el sol aporta muchos beneficios pero tiene dos caras, ya que igualmente es el primer responsable del fotoenvejecimiento, que conlleva la aparición prematura de manchas y arrugas, especialmente en el rostro ya que es la zona más expuesta.

Rayos UVA y UVB

Los rayos UVA están presentes todo el año, tanto en invierno como en verano, a pesar de que haya nubes. Son rayos ultravioleta que penetran en mayor profundidad que los UVB en nuestra piel causando efectos altamente nocivos. Esto se debe a que los UVA no sólo aceleran la producción de radicales libres, sino que además son los causantes del envejecimiento prematuro de la piel.

Hoy en día, 2 de cada 3 arrugas son consecuencia de factores medioambientales por eso, es imprescindible el uso de cremas hidratantes con protección solar a diario. A día de hoy, encontrarás una variedad de productos faciales que  ayudan a hidratar la piel, dándole un aspecto más saludable y protegiéndola del sol al mismo tiempo. Recuérdalo, a la hora de comprar cremas o BB Creams y busca aquellos productos que tengan factor de protección solar, especialmente si tienes la piel blanca.

Para evitar exponer nuestra piel a agresiones innecesarias, lo primero es concienciarnos. Un buen bronceado no se consigue exponiéndonos al sol sin protección. De esta manera se consigue que la piel se queme y el rostro se vea más envejecido. Además, el daño solar es acumulativo y pasa factura a lo largo de los años.

Es decir, tomar el sol sí, pero con cabeza.

  • 0 1

  • (No Ratings Yet)
    Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *