Los niños y el cuidado de sus dientes

Bebés y Mamás

Muchas mamás tienen dudas respecto a los cuidados de los dientes de sus pequeños. Muchas veces tendemos a pensar que el cuidado de los dientes de leche no son tan importantes, pues éstos se caerán durante los primeros 6 o 7 años de vida. Nada más lejos de la realidad. Y es que aunque los dientes de leche no duren para siempre, es necesario prestarles atención para evitar futuros problemas. ¿Sabías que los dientes de leche también pueden tener caries? El problema es que las caries en los dientes de los niños pueden ser manchas de color marrón en lugar de negro. Por eso, si ves algo extraño en la dentadura de tu pequeño, lo mejor es acudir directamente al pediatra o al dentista. Y es que si los dientes de leche presentan caries, es probable que los dientes permanentes también sufran esta enfermedad. En cualquier caso, puedes tomar una serie de medidas para evitar que los dientes de leche de tu bebé se estropeen. - Los dientes del bebé empiezan a cuidarse desde el embarazo: la madre debe incluir en su dieta mucho calcio, fósforo, proteínas y vitaminas A, C y D para asegurar unos dientes de leche fuertes. - Aprovecha para darle un poco de agua mineral tras el biberón. El flúor ayudará a que no aparezcan caries en su dentadura. - No acostumbres al niño a quedarse dormido con el biberón en la boca, ya que los restos de leche pueden combinarse con las bacterias de la boca y producir caries. - Si está acostumbrado a dormirse con un biberón en la boca, es preferible que éste sea de agua mineral. - No es necesario enseñarle a cepillarse los dientes hasta que aparezcan los primeros molares, que es donde más sarro y restos de comida se acumulan. - Lo normal es que los pequeños se cepillen los dientes 2 veces al día, especialmente antes de irse a dormir. - Cuando son muy pequeños se pueden tragar la pasta dental, así que no la utilices hasta asegurarte de que no se la tragará. En cualquier caso, las pastas infantiles están preparadas para no hacer daño al estómago del niño. - Si come dulces y no tienes el cepillo a mano, dale un poco de queso suave para bloquear la acción corrosiva de los ácidos en su dentadura. - Es muy importante trabajar la higiene dental del niño como un juego más: si le parece una tarea divertida, es más fácil que coja el hábito de cepillarse cada día.
  • 0 1

  • (No Ratings Yet)
    Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *