Los bebés que conviven con perros y gatos crecen más sanos

Bebés y Mamás

Los perros son amigos, compañeros y miembros del hogar, pero además, y sin que nos demos cuenta, hacen mucho más por nosotros de lo que nos pensamos. Muchos padres que viven con sus mascotas seguro que han tenido siempre la duda de si sus perros o sus gatos podrían tener alguna repercusión negativa para la salud de sus bebés.

Pues bien, un reciente estudio realizado por el Hospital de la Universidad Kuopio (Finlandia), ha desvelado que los pequeños que durante su primer año de vida conviven mascotas crecen más sanos y les afectan menos las infecciones respiratorias que a los que viven sin escuchar ladridos y maullidos en casa.

La investigación, publicada en la revista norteamericana Pediatrics, señala que los niños que conviven con perros tienen menos riesgo de sufrir cierto tipo de infecciones en los oídos, problemas respiratorios o alergias.

Éstos presentaban un 30% menos infecciones respiratorias como tos, rinitis y fiebre, así como un 50% menos infecciones del oído. Además, necesitaban menos antibióticos durante su primer año de vida que los menores sin contacto con las mascotas.

Un mejor sistema inmunitario

160201_JugueteGatoLa diferencia más notoria fue observada entre los niños que tienen un perro dentro de casa por unas seis horas al día, a diferencia de aquellos que no tienen mascotas o que las dejan siempre fuera. Un perro que sale a la calle durante sus paseos diarios, así como un gato que goza de la libertad de traspasar las fronteras domésticas, trae microorganismos a casa. Y ello, dicen los investigadores, es bueno para el pequeño, ya que contribuye a fortalecer el sistema inmunológico del bebé.

La suciedad traída a casa por los animales está relacionada con la variedad de bacterias con las que el bebé entra en contacto. La diversidad de microorganismos fortalece el sistema de defensas del bebé, reduciendo el riesgo de padecer enfermedades infecciosas. Seguro que estáis pensando que esto es imposible, pero la realidad es que el niño que vive con perros y gatos se constipa menos y padece menos otitis porque su cuerpo está mejor preparado para hacer frente a estas amenazas.

Así que ya sabéis, durante el primer año de vida, el contacto con perros puede tener un efecto protector contra las infecciones. Convivir junto a estas mascotas no sólo aporta compañía y alegría, si no que puede tener una influencia positiva en la maduración del sistema inmune durante la infancia.

La excusa de tener niños en casa para no tener mascotas en casa ya no sirve. Tener un perro o un gato en casa nos hace felices y nos mantiene sanos. ¡Pon una mascota en tu vida!

  • 0 1

  • (1 votes, average: 5,00 out of 5)
    Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *