Despídete de azucares y grasas

Bebés y Mamás

Todos nos pasamos en vacaciones. Asumámoslo, la paella, la cervecita…nos dejaos llevar. Y llega septiembre y tenemos que meternos en vereda. Toca cuidarse, pero tampoco hace falta ponerse súper estrictos. En ocasiones basta con remplazar una serie de productos de nuestra dieta habitual. Lograr un peso saludable empieza en la cocina en casa. No busques más allá de tu despensa. Con sólo unos pocos ingredientes nutritivos, puedes realzar el sabor de los platos todos los días y aun así reducir las calorías. Cada cucharada de mantequilla o aceite que se utiliza en la receta, por ejemplo,  añade alrededor de 100 calorías a nuestras comidas.  Eso puede no parecer mucho, pero tan sólo 100 calorías extra al día puede traducirse en 4,5 kilogramos no deseados durante un año. Por ello, trata de remplazar el aceite por un aliño de limón en las ensaladas y sustituye la sartén y la freidora por la plancha. Los alimentos empanados tienen una textura crujiente satisfactoria cuando se usan como un revestimiento sobre los alimentos horneados, pero una porción de un cuarto de taza de migas de pan contiene 120 calorías, pero sólo 1 gramo de la fibra. En lugar de pan rallado, podemos usar semillas. Pero no todo son aceites, el azúcar también tiene su peligro y  una excesiva presencia de este en la dieta es devastadora para la salud y, claro, también para nuestra figura. Algunos trucos para remplazar los alimentos más dulces. Cereales comerciales por granola: Por más tentadores que parezcan, los cereales con chocolate y sabores dulces hay que evitarlos. Lo mejor es preparar una granola casera con avena, semillas y frutas secas, y añadir un poco de miel si es necesario. Gaseosas por zumos naturales de fruta: No hace falta mencionar la cantidad de azúcar que tienen los refrescos y los zumos envasados. Por ello podemos remplazarlo por zumos naturales exprimidos. Además esto nos da lugar a un montón de combinaciones con las que poder probar. Mermeladas por puré de frutas frescas: Dile no a las mermeladas para el desayuno, terriblemente altas en calorías y azúcar. En su lugar, opta por puré de frutas frescas o deshidratadas. Chocolate con leche por chocolate amargo: ¡Buenas noticias! El chocolate no tiene por qué salir de nuestras vidas, pero lo que si es necesario es sustituir los chocolates con leche  y frutos secos por chocolate negro y amargo ya que al ser más puro tiene menos calorías y es más liviano. Golosinas por snacks saludables: En un momento de ansiedad o de aburrimiento, es común llevarse un caramelo a la boca para entretenerse. En lugar de comer esas pequeñas bombas de azúcar, elige un snack de frutas secas o semillas. Hoy en día hay una gran variedad de snack saludables deliciosos, venga, que no será tan difícil. Frutas en almíbar por frutas naturales: A la hora del postre, mantente alejada la lata de melocotones en almíbar y come la fruta natural y fresca. Además de tener menos azúcar, es más rica en fibra, vitaminas y minerales. Siguiendo estos sencillos trucos estamos dándole a nuestra dieta el equilibrio y el cuidado que necesita, mientras además disfrutamos de los sabores. 
  • 0 1

  • (No Ratings Yet)
    Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *