¿Cuándo debe empezar a comer solo un bebé? Todo sobre el BLW o alimentación complementaria guiada: consejos para la práctica

Bebés y Mamás

No hay duda de que la alimentación es uno de los aspectos que más preocupa a los padres durante los primeros años de vida de sus hijos. De los 0 a los 6 meses, cuando todavía son lactantes, se alimentarán básicamente de leche, ya sea materna o de iniciación. Esta última puede ser complementaria a la leche materna o usarse como alimento principal, pues aporta todos los nutrientes necesarios que los bebés necesitan: proteínas, minerales, hierro y calcio, entre otros elementos nutritivos.

Pero llega un día en que alimentarse a base de líquidos no es suficiente, se tienen que introducir los alimentos sólidos en su dieta. Y en este sentido, no será la edad la que marque el momento de hacerlo, sino de cuándo los padres quieran dar el paso (los expertos recomiendan que sea a partir de los seis meses). Es en esta época cuando se vuelven más activos físicamente y cuentan con el desarrollo psicomotor y cognitivo suficiente para poder ingerir alimentos no líquidos.

En los últimos años se ha hablado mucho del Baby Led Weaning (BLW). Se trata del inicio de la alimentación complementaria a los 6 meses, un método donde los bebés pueden pasar de la lactancia a los sólidos directamente guiados por ellos mismos, sin pasar por la comida triturada o las papillas, en forma de alimentos enteros.

Como su nombre indica es una alimentación complementaria, no sustituirá en ningún caso a la lactancia materna o leche de fórmula. Es un método que se usa más con una finalidad educativa que alimentaria.

Si quieres probar este método con tu bebé, a continuación te indicamos cómo hacerlo.

Consejos para la práctica BLW

  1. Para empezar sienta al bebé en la mesa firme en tu regazo o en una silla alta.
  2. Los primeros alimentos deberán ser fáciles de agarrar para él.
  3. Ve cambiando el tamaño y la forma de los alimentos.
  4. Colócale el plato de comida delante de él para que pueda cogerla con su mano.
  5. Selecciona momentos en que el bebé no esté cansado ni tenga sueño.
  6. Evita las distracciones como la televisión o juegos, déjalo concentrarse y que se tome su tiempo.
  7. Aprende a ver las señales. No fuerces a tu bebé si no tiene más hambre o si no le gusta.
  8. Haz las comidas en el mismo horario, los niños asimilan mejor las cosas si tienen una rutina.
  9. Ofrécele agua con las comidas.
  10. Recuerda que puede comer todo tipo de alimentos: frutas, verduras, carnes, arroz, pan… Aquellos que sean fáciles de cortar.
  11. Síguele dando el pecho o el biberón hasta que cumpla un año porque esa será su principal fuente nutricional.

Aprovechando su curiosidad ante todo, puedes darle a que pruebe nuevos sabores. Ofrécele alimentos variados para que vaya probando un poco de todo, si alguno no le gusta, no te preocupes, dáselo en otro momento; a veces pueden tardar en aceptarlo. Sé paciente.

Cada niño tiene su propio ritmo, así que no tengas prisa y deja que el bebé disfrute descubriendo diferentes sabores y texturas. Sobre todo no te agobies si mancha o se ensucia, también forma parte del aprendizaje.

¡Ármate de paciencia y a por ello!

 
  • 0 1

  • (1 votes, average: 1,00 out of 5)
    Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *