Consejos para el cuidado de bebés con pieles atópicas

Bebés y Mamás

La dermatitis atópica es una afección en la piel que afecta a algunos bebés. Se manifiesta en forma de irritaciones, inflamaciones, picor y enrojecimiento continuos debido a una carencia de ciertas proteínas. Algunos expertos piensan que se debe a un defecto en la maduración de los epitelios (células) de la piel. De ahí que pueda desaparecer con el paso de los años. La dermatitis atópica es más común en bebés y puede comenzar incluso ya a la edad de 2 a 6 meses. Sin embargo, muchas personas lo superan con el tiempo a comienzos de la vida adulta. Por ello, es de vital importancia saber cómo tratar la dermatitis atópica en bebés y conseguir así el máximo bienestar del niño. En PromoFarma.com no nos olvidamos del cuidado de los niños y para estas Navidades también os proponemos regalar cestas para el cuidado de los más pequeños.

¿Cómo ayudar a nuestro bebé con dermatitis atópica?

  1. Los niños que se alimentan con leche materna hasta la edad de cuatro meses son menos propensos a padecer dermatitis atópica. Si el niño no es alimentado con leche materna, el uso de una leche maternizada que contenga proteína de leche de vaca (llamada leche maternizada parcialmente hidrolizada) puede reducir las probabilidades de padecer dermatitis atópica.
  2. Cuidar la piel y evitar los factores que desencadenan los brotes de dermatitis atópica son medidas tan importantes como el tratamiento farmacológico. Por ejemplo, en bebés con piel muy seca: hidratación diaria incluso varias veces al día si le funciona.
  3. Evitar las temperaturas extremas, pues tanto el frío como el calor en exceso pueden provocar irritaciones en la piel del bebé.
  4. Mantener las uñas del bebé cortas para evitar que se rasque y se haga heridas.
  5. Baños con cuidado: el agua reseca la piel y con una higiene diaria y algún baño templado adicional cuando el niño se ensucia o suda en exceso es suficiente. Recomendamos usar jabón sin detergente de pH ácido (inferior a 7) y vigilar con el secado del bebé: secar sin frotar con toques suaves y aplicar cremas hidratantes.
  6. Evitar prendas de lana o rugosas que irriten la piel. El algodón o el lino son tejidos ligeros, transpirables y suaves que sí podríamos utilizar.

El primer y segundo año de vida suelen ser los más difíciles porque las enfermedades típicas de estas edades (catarros, gastroenteritis, otitis...) agravan las lesiones de la piel. La mayoría de los niños mejoran notablemente después del segundo año. No obstante, con los consejos de PromoFarma.com el cuidado de los más pequeños está a salvo.

  • 0 1

  • (1 votes, average: 5,00 out of 5)
    Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *