Cómo blanquear los dientes amarillos sin ir al dentista

Higiene

Aprende a blanquear los dientes amarillos

En una sociedad donde la estética y el cuidado personal están a la orden del día, tener una sonrisa de anuncio es para muchas personas uno de los objetivos a alcanzar. Pero, a veces resulta muy frustrante que pese a lavarnos cada día los dientes y seguir un ritual de higiene bucal estricto no logramos que nuestros dientes se vean todo lo blancos que deseamos. Llegados a este punto, quizás deberíamos examinar qué estamos haciendo mal. Algunos factores como el consumo de tabaco o café pueden causar que nuestros dientes se vean amarillentos y feos debido a que contienen pigmentos que tiñen los canalículos dentarios (el tejido intermedio del diente).

¿Por qué pueden ponerse amarillos los dientes?

  1. Tomar café o té
  2. Fumar cigarrillos. La nicotina va dejando continuamente residuos entre los dientes y va afectando a su color. Adelgazamiento del esmalte de dientes por envejecimiento. Con el paso del tiempo los dientes se vuelven amarillos por el desgaste del esmalte, especialmente si no se han cuidado de manera adecuada.
  3. Una dieta pobre: alimentos procesados con altos niveles de ácido, caramelos o algunas frutas.
  4. Consumo excesivo de fluoruros, especialmente durante la infancia.
  5. Uso de antibióticos. Los antibióticos del tipo tetraciclinas tienen como efecto secundario el deterioro del esmalte dental. Es muy habitual en niños.
  6. Factores genéticos. La carga genética define la coloración de nuestros dientes, como otros factores como el pelo o la piel.
  7. Malos hábitos de higiene dental. Esto influye mucho sobre la posibilidad que los dientes cojan un color amarillento.

Para maximizar los esfuerzos de mantener los dientes blancos y así recuperar su apariencia natural, a continuación te desvelamos algunos consejos prácticos:

  1. Cuida lo que comes. Sigue una dieta completa para que no te falte ninguna vitamina y mantente hidratado. Aumenta el consumo de frutas y verduras, como la zanahoria, manzana, ya que son limpiadores naturales de dientes.
  2. Reduce alimentos y bebidas que pueden manchar los dientes. Si te fijas en tu dieta diaria, seguro que consumes algún producto que mancha tus dientes como café, té, vino tinto o refrescos de cola.
  3. Blanqueadores. Existen productos odontológicos que ayudan a mantener tus dientes blancos, como pastas dentales blanqueadoras, tiras blanqueantes, geles, etc. ¡Utilízalos!
  4. Cepillado regular con una pasta dental con flúor y uso de enjuague, fíjate que no contenga alcohol ya que afecta al esmalte del diente. Es importante no permitir la acumulación de bacterias, sarro o cualquier tipo de acumulación sobre la raíz.
  5. Recambio de cepillo dental. Los cepillos de dientes deben cambiarse regularmente, ya que sus cerdas tras el uso frecuente pierden funcionalidad y no alcanzan a realizar una limpieza completa. Cuando notes que las cerdas están demasiado separadas entre sí o abiertas significará que es momento de renovar tu cepillo de dientes.
  6. Un cepillado correcto. Debes invertir no menos de 3 minutos en lavarte los dientes y hacerlo con movimientos circulares y laterales para llegar a todos los recovecos de tu boca. La mejor manera de lavarte los dientes es colocar el cepillo a 45º de las encías y friccionar suavemente. No ejerzas mucha presión ya que puedes dañar el esmalte y las encías.
  7. Lengua limpia. Limpia la lengua al lavarte los dientes, en ella también se alojan bacterias que provocan mal aliento y otras afecciones bucales.
  8. Hilo dental. Utilízalo para eliminar restos de comida entre tus dientes, y así mejorar tu salud bucal y el aliento.
  9. Evita el tabaco. La nicotina y el alquitrán que contiene el tabaco choca con los dientes al fumar y los va manchando.
  10. Visita a tu dentista mínimo una vez al año y hazte una limpieza profesional para eliminar el sarro acumulado.

Blanquear tus dientes en casa

Aunque no lo sepas, en tu casa tienes productos que pueden ayudarte a blanquear los dientes con muy poco esfuerzo.

Bicarbonato de sodio.

Utilizar bicarbonato de sodio para cepillarte los dientes puede reducir las manchas y ayuda a limpiar la acumulación de placa, es uno de los remedios naturales más eficaces. Pero, vigila, deberás hacerlo como máximo una vez por semana para evitar que erosione el esmalte. Combinando este producto con un cepillado regular podrás eliminar las manchas de los dientes con facilidad. Eso sí, procura no utilizarlo conjuntamente con la pasta dental, podrías aumentar su efecto abrasivo.

Limón

Además de contener una gran fuente de nutrientes para el organismo, este cítrico funciona como un agente blanqueador natural y un potente desinfectante.

Si careces de tiempo y buscas soluciones rápidas o algo más inmediatas, en la actualidad existen muchos productos que podrán ayudarte.

Blanqueadores dentales.

Utiliza dentífricos que tengan específicamente propiedades blanqueadoras, pues pueden disminuir la apariencia de las manchas como las causadas por el tabaco.

Enjuagues bucales.

Para asegurar una higiene completa y eficaz, el cepillado no es suficiente. Utiliza un enjuague que alargue y refuerce el efecto blanqueante de tus dientes gracias a su acción antimanchas, antisarro, anticaries y reparación blanqueadora.

Lápices blanqueadores.

No son abrasivos y además ayudan a blanquear y acabar con las manchas con sólo unos toques. Son ideales para llevar de viaje o en el bolso ya que apenas ocupan espacio.

Kits de blanqueamiento dental.

Existen kits que incorporan todos los productos necesarios para blanquear los dientes.

Chicle blanqueador.

Además de eliminar cualquier residuo de comida, estimula la producción de saliva, la encargada de reducir los ácidos que amarillean los dientes.

Siguiendo estas pautas conseguirás que tus dientes además de blancos estén sanos y cuidados. ¡Así que no te olvides de sonreír!

  • 0 1

  • (3 votes, average: 3,00 out of 5)
    Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *