Frutas y verduras veraniegas, ¿sabes cuál es la tuya?

Dietética

Seguro que lo has podido ver en los supermercados y en los comercios más especializados. El verano ha llegado y con él, un nuevo cargamento de frutas y verduras lleno de colores chillones, llamativos, sabores frescos y texturas nuevas con los que poder recargar el organismo de vitaminas y apaciguar el calor. El sol y el buen tiempo se ven perfectamente combinados con una buena ración de frutas y verduras veraniegas, bien sea en el desayuno, en la comida o en la cena. ¿Quieres saber cuáles gozan de su momento óptimo en verano? ¡Pues sigue leyendo! 

No hace falta recordar que lo ideal para una dieta equilibrada es que ésta tenga como base una buena dosis de verduras. Cada estación del año nos dicta cuáles son las más recomendables para nuestro organismo y cuáles son las más adecuadas para poder afrontar los cambios climatológicos. El verano es una época de calor. El sol aprieta más que nunca y el termómetro alcanza grados muy elevados. Por este motivo resulta esencial llevar una correcta y adecuada dieta no sólo en cuestión de alimentos, también en bebidas para hidratarnos. De lo contrario, resultará muy fácil que el cuerpo se debilite, se deshidrate y no pueda hacer frente a los calurosos días veraniegos.

Verduras frescas y crujientes

fruta_verdura1_post

Las verduras de verano tiene como característica principal un llamativo color. Ya sea el naranja de las zanahorias o de la calabaza, el rosado de la remolacha o el verde clorofila de la lechuga, el pepino y el calabacín, todos ellos tienen una tonalidad potente y brillante para ser más apetecibles y llamativos. Por ello la gama cromática del verano suele ser muy alegre y viva, llena de energía. ¿Y qué decir de la textura? Las verduras crujientes son el TOP de los meses de junio, julio y agosto. Por ello resulta tan cómodo y fácil preparar una ensalada fresca y nutritiva. La misma estación marca el estado de ánimo: vitalidad, fortaleza y energía.

Algunas verduras que encontrarás en los comercios y que gozan de su momento óptimo durante los meses de verano son las siguientes. Aquí se mencionan algunos ejemplos, pero éstas no son las únicas:

  1. Remolacha: con un potente color rojizo, es muy fruto rico en betanina, antioxidantes, minerales y carbohidratos. También contiene flavonoides que, en combinación con la betanina, la convierten en un anticancerígeno ideal para esta época de sol y largas jornadas de playa. Por este motivo hay tantos productos para la piel que la incorporan entre sus ingredientes, además de vitamínicos, por su gran aporte de energía. Gracias a los minerales que contiene, resulta un alimento perfecto para la mujer ya que refuerza su organismo durante la menstruación, el embarazo y la menopausia. Sin olvidar esas propiedades antioxidantes y antienvejecimiento con las que deja claro que es un alimento ideal para la piel.
  2. Lechuga: la verdura de ensalada por excelencia, crujiente, fresca y con un gran aporte en agua. Las que poseen unas hojas verdes y tersas son las que más propiedades beneficiosas nos aportan, pues han captado más luz solar y han experimentado una fotosíntesis completa. Rica en aminoácidos, minerales, ácidos grasos y betacarotenos, resulta ideal por la noche por sus propiedades sedantes y diuréticas. Muchas personas creen que potencia las flatulencias, pero es al contrario: una de sus mayores beneficios es que apacigua los gases. Además al ser tan ligera y baja en calorías, su digestión no es nada pesada y resulta ideal para la operación bikini.
  3. Pepino: diurético, refrescante e hidratante, esta pequeña verdura es muy beneficiosa para el organismo tanto interna como exteriormente. Se dice que Cleopatra ya lo utilizaba para aplicarlo sobre su cutis en sus largas sesiones de belleza. De ahí que actualmente se utilice como tónico para ojos cansados e hinchados. En la dieta mediterránea es uno de los alimentos clave para el verano, pues está repleto de vitaminas y resulta muy fácil de digerir. Ideal solo, acompañando ensaladas o como sustituto ligero de los palitos de pan para el hummus.

Frutas llamativas y sabrosas

frutas_verdura2_post

Las frutas, igual que las verduras, también resultan muy atractivas y llamativas en verano. Colores como el verde, el rosa, el amarillo y el naranja inundan los escaparates de las verdulerías para hacer las delicias de grandes y pequeños. Sobre los sabores, las hay de todo tipo: desde las más dulces como el melón o el melocotón, hasta llegar a algunas con toques un pelín más ácidos como la frambuesa. El denominador común que tienen todas es la frescura y su gran cantidad de líquidos.

Por este motivo resultan imprescindibles no sólo para una dieta equilibrada, también para un correcto mantenimiento del organismo en esta época de altas temperaturas. De una forma sencilla y sabrosa, tu cuerpo se verá nutrido e hidratado sin perder ningún nutriente, al contrario, enriqueciéndose con más y mejores. Las frutas de temporada veraniega son muy diversas, pero aquí te dejamos algunos ejemplos para que las apuntes en tu lista de la compra:

  1. Sandía: la fruta del verano por excelencia. Rica en betacarotenos (vitamina A) y en vitaminas del grupo B, resulta ideal para el cuidado de la piel, no sólo porque te ayudará a protegerla, también a regenerar su estructura. Por otro lado, gracias a su gran contenido de agua, es perfecta para rehidratar nuestro cuerpo después de una larga jornada de sol. Con ella, tu organismo tendrá fuerzas para afrontar las altas temperaturas, tanto por los nutrientes como por sus azúcares naturales. ¡Y no olvides los minerales! Sobre todo manganeso y potasio, gracias a los cuales digeriras mejor las proteínas presentes en tu dieta, mejorarás tu sistema nervioso y tus huesos.
  2. Aguacate: un fruto rico en grasas buenas o lo que es lo mismo, ácidos grasos monoinsaturados, es perfecto para tu piel y para tus arterias. Muchas personas lo han incorporado a su dieta como sustituto del aceite, pues es menos agresivo para personas con problemas cardiovasculares. No obstante, también es muy beneficioso para la anemia, la piel seca o deshidratada, el estrés, la ansiedad y las quemaduras. Por ello son tan famosas las mascarillas, los unguentos y los productos de cosmética que lo incorporan en su composición. Lo ideal es combinarlo con otras hortalizas, frutas y verduras como la lechuga, el limón, el tomate o el pepino, no sólo para completar sus beneficios y nutrientes, también para hacerlo más digestivo.
  3. Melocotón: igual que la mayor parte de frutas veraniegas, el melocotón también es beneficioso para la piel y la visión gracias a su gran aporte en carotenos. Con ellos, el cutis y la dermis se ven reforzados y protegidos del sol de forma natural. Éste suele ser un motivo por el cual muchos productos cosméticos solares y nutritivos lo incorporan entre sus ingredientes. Además, sus propiedades digestivas lo convierten en un buen aliado contra el estreñimiento y las digestiones pesadas. Ocurre lo mismo si lo que quieres es eliminar líquidos y bajar unos quilos: esta fruta posee muchas propiedades diuréticas, calmantes y adelgazantes. Para poder captar todas sus propiedades y beneficios, lo ideal es comerlo con piel. Es cierto que su textura aterciopelada suele provocar algún que otro rechazo, pero la nectarina es una gran optativa que también incorpora algunas de estas propiedades.

 Recetas veraniegas frescas y saludables

Si quieres ideas con las que integrar estos deliciosos vegetales en tu dieta veraniega, apunta:

Ensalada de pepino y remolacha

  • 50g de lechuga
  • 25g de pepino
  • 25g de remolacha
  • 1/2 aguacate
  • Nueces peladas
  • Queso fresco
  • Vinagre de manzana o zumo de 1/2 limón
  • Especias (orégano, tomillo, albahaca,...)
  • Sal
  1. Lava todos los vegetales. Corta en juliana la lechuga, en rodajas el pepino, y la remolacha, después de pelarla, córtala en tiras no muy finas. Pon el resultado en un bol o ensaladera.
  2. Coge el aguacate y el queso fresco, córtalos en dados e incorpóralos a la mezcla de verduras. De paso, añade las nueces peladas y cortadas levemente.
  3. Cuando ya lo tengas todo, añade el vinagre de manzana o el zumo de limón, las especias y la sal. Mezcla hasta que se impregnen bien todos los vegetales.
  4. Emplata el resultado. Si quieres, puedes añadirle algunos granos de lino o de sésamo, incluso un chorrito de aceite de oliva.
¡Disfruta!

Batido de sandía, pepino y melocotón

  • 500g de sandía
  • 3 melocotones maduros
  • 1 pepino
  • 1/2 vaso de agua
  1. Coge la pulpa de la sandía y tritúrala. Si quieres hacer un granizado, sólo tienes que congelar esta pulpa durante unas horas. Ten en cuenta que con una buena batidora, la triturarás sin problemas.
  2. Lava los melocotones, quítales el hueso y córtalos. Añádelos a la pulpa batida de sandía. Haz lo mismo con medio pepino. Tritura la mezcla de nuevo.
  3. Si ves que queda muy espeso, añádele el 1/2 vaso de agua. Si quieres hacer un batido fresquito, puedes volverlo a guardar en la nevera durante 1h aproximadamente. En cambio, si quieres un granizado, reserva la mezcla en el congelador durante unos 15/30min.
  4. Sirve en copas o basos largos con rodajas de pepino para decorar.
¡Perfecto!
  • 0 1

  • (2 votes, average: 4,50 out of 5)
    Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *