Tu piel tiene sed

Cosmética

Ahora que el calor ya está presente en nuestro día a día, somos muchos los que nos preocupamos por beber abundante agua para evitar una deshidratación. Pero recuerda que no sólo tu organismo, si no, tu piel también tiene sed.

Mantener una buena hidratación de la piel es fundamental para lucir una piel radiante y sana y olvidarnos de las arrugas, manchas o marcas de la edad.

Nuestra piel, por distintos factores (los nocivos rayos solares, la contaminación, el tabaco, las grasas saturadas), pierde agua todos los días, casi un litro al día, volviéndose más seca, y favoreciendo la aparición de arrugas y los efectos indeseados de un envejecimiento prematuro.

Por ello, las cremas, los aceites y los productos que nos hidraten la piel a nivel tópico son un básico en nuestro neceser. Los productos aplicados en el exterior ofrecen a la piel una sensación rápida de elasticidad y frescura. Actualmente en el mercado se encuentran productos hidratantes adecuados a todos los tipos de piel: normales, secas y grasas, ya que las pieles grasas también se deshidratan con facilidad.

Para que las cremas y productos tópicos tengan mayor efecto y penetren en la piel mejor, se recomienda realizar una exfoliación previa en la piel.

Cada piel puede encontrar en el mercado distintas modalidades para su tipo de piel. Para las pieles normales podemos encontrar preparados con vitaminas, agua de rosas y péptidos lácteos que mantenga los niveles de humedad. En el caso de las pieles más secas se encuentran formulaciones con aceite de aguacate y aceite de coco. Mientras que para las pieles grasas hay preparados con agua de hamamelis.

Hidratar las capas más profundas de la piel

Pero no podemos olvidar que las capas más profundas de la piel también sufren la deshidratación aportando un aspecto áspero, tirante o mate a la piel, además de aumentar la posibilidad de aparición de arrugas.

Para combatir esta sequedad profunda podemos encontrar complementos alimenticios elaborados a base de colágeno, ácido hialurónico y carotenoides que mejoran el aspecto de nuestra piel nutriéndola desde el interior. Así el colágeno son las fibras que se encargan de mantener la estructura de la piel, facilitando su hidratación, y es el responsable de su firmeza y elasticidad. El ácido hialurónico es un nutriente que presenta la capacidad de absorber 10 veces su peso en agua, por lo que favorece la hidratación de las capas inferiores de la piel.

Hay otros complementos que favorecen el óptimo estado de nuestra piel, potenciando su hidratación y evitando los efectos que los procesos oxidativos que ocurren en ella. Así encontramos betacorenos y licopenos que actúan como un filtro solar y evita la degradación de las fibras de colágeno, de manera que la piel no pierde su humedad.

A nivel interno los ácidos grasos son un valeroso aliado, no sólo como nutrientes fundamentales para el correcto funcionamiento de nuestras membranas celulares, sino también para mantener nuestra piel y mucosas hidratadas y elásticas. Entre los aceites que aportan ácidos grasos encontramos el aceite de onagra, que controla la producción de grasa en la piel, o el aceite de borraja, muy útil ya que reduce la pérdida de agua a través de la piel, alivia las pieles irritadas, reduce las arrugas, regula la formación de grasa en las glándulas sebáceas y reduce la perdida de colágeno, de manera que mejora el aspecto de nuestra piel.

Ahora ya tienes las claves para conseguir y mantener una correcta hidratación este verano. Cuídate por dentro y por fuera y evita que tu piel se apague.

  • 0 1

  • (No Ratings Yet)
    Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *