Sin sonrisa no hay paraíso

Cosmética

Los beneficios de sonreír son múltiples, no sólo a nivel amoroso (que con la llegada de San Valentín las hormonas andan revolucionadas, cual Primavera), sino también a nivel emocional y mental. Una sonrisa es la carta de presentación hacia los demás, por tanto; cuanto más sonrías, más empatía y buen rollo generarás en el otro y más posibilidades de éxito tendrás ya sea consiguiendo una cita, un trabajo, o colarte en la cola del super. La seducción no es sólo para los amantes.

¿Cómo funciona una sonrisa?

Sonreír no es únicamente demostrar que se está feliz, una sonrisa genera un vínculo con nuestro entorno, con nosotros y con las personas que nos rodean. Cuando sonreímos, activamos zonas del cerebro relacionadas con los afectos positivos. Cuando activamos estas zonas, nos sentimos mejor y más Kit Higiene bucalfelices gracias a la liberación de endorfinas. Las endorfinas son neurotransmisores que se activan con los movimientos  de los músculos de la cara y que son las responsables de hacernos sentir felices por un lado y de bajar el nivel de estrés por el otro ya que los niveles de cortisol bajan y, como remate, actúan como analgésicos naturales del cuerpo. Así que a parte de medicamentos, dosis de risa si estás en tratamiento.

Otro beneficio físico: la risa amplía la capacidad pulmonar. Una carcajada expande los pulmones, estira y relaja los músculos del cuerpo. Así que reír junto con hacer deporte, harán de ti una persona digan de aguantar maratones.

Las personas que sonríen proyectan de ellas que son personas en la que poder confiar y con las que cooperar.  Un estudio de Scharlemann estableció que una sonrisa puede incrementar la confianza un 10%. De la misma manera te vuelves más empático y con más predisposición de entender y comprender a los demás. Una sonrisa nos vuelve buenas personas.

Además de darnos una apariencia afable, una sonrisa nos hace parecer más accesibles, es decir, predisponemos a los demás a que interactúen con nosotros por lo que las personas alegres y sonrientes son más sociables. La risa, además, es contagiosa y con ella todos los beneficios que reporta, no sólo nos hará sentir bine a nosotros, sino también a la perosna que reciba nuestra sonrisa, generando más bienestar en nosotros. Una cadena de energía positiva que se retroalimenta.

¿Se puede entrenar la sonrisa?

Una sonrisa natural es la mejor arma frente a problemas, dudas y granos de arena que se hacen montañas, sin embargo; puede que seas de esas personas que dicen "Es que no sé sonreir". Pues es muy fácil y una vez cojas el truco, ya no podrás parar.

  1. Ver series, programas o vídeos de youtube divertidos. También sirve leer tuits graciosos, las cadenas de whatsapp... Siempre hay maneras de inyectar humor a tu día a día.
  2. Adiós a la vergüenza. A veces, los ambiente serios nos cohíben y aunque algo nos haga gracia o estemos felices, adoptamos un rictus serio. Sin embargo, hay que romper esta barrera y reír a carcajadas siempre que haya posibilidad.
  3. Haz muecas frente al espejo. Además de hacer el payaso, relajarás los músculos de la cara y te sentirás mucho más relajado.
  4. Pasa tiempo con tus amigos. Rodéate de las personas que aporten positivismo y alegría, como te hemos dicho, el buen humor es contagioso así que déjate infectar por los virus del buen rollo.
  5. Cuida tu higiene bucal. En ocasiones nos da reparo sonreír si tenemos los dientes sucios, una caries, o dientes en mala posición. Como te contamos, la salud de nuestro cuerpo empieza por nuestra boca, la felicidad externa, también.

El paraíso empieza en una sonrisa.

  • 0 1

  • (1 votes, average: 5,00 out of 5)
    Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *