La lucha por la eterna juventud

Cosmética

Se ha escrito mucho sobre los grandes anhelos de la humanidad como el secreto de la eterna juventud, sin embargo aún no se ha descubierto la pócima para mantenerse siempre joven y bella. Asociamos el envejecimiento con las canas y las arrugas porque la piel y el cabello son la parte más visible del cuerpo. Pero si pudiéramos asomarnos a su interior, veríamos que el paso del tiempo modifica todos los tejidos y órganos. Son las huellas de la edad.

Los 20 se considera la edad a partir de la cual nuestro cuerpo empieza a envejecer. Aseguran los expertos, como Manuel J. Castillo, catedrático de Fisiología Médica de la Universidad de Granada, que la pérdida es de aproximadamente un 10% por década, aunque hay personas que envejecen más rápido que otras. Aquí es donde interviene nuestra genérica y a su vez los buenos hábitos (alimentación y ejercicio físico) para ayudar a nuestro organismo que esté sano y fuerte.

Síntomas de envejecimiento en la piel

Como órgano más visible de nuestro cuerpo, la piel es la que mejor permite apreciar los cambios espectaculares que provoca la edad. A continuación enumeraremos los cambios que sufre con la edad para poder saber cómo ayudarla con los productos más adecuados en cada caso:

  1. Con los años, la piel adelgaza, se hace más fina, porque el número de células de la piel disminuye. Las arrugas y pliegues aparecen a medida que se pierde el colágeno y por un excesivo crecimiento de otra proteína llamada elastina, que es más abundante en las pieles dañadas por el sol. 
  2. Dicen los expertos que si uno pellizca fuerte el reverso de su mano antes de los 40-45 años, la piel tarda unos dos segundos en recuperar su tersura, pero necesita unos veinte a los 65 y cincuenta segundos a los 70.
  3. Con los años la piel también se vuelve más seca y se producen alteraciones pigmentarias que forman manchas.
  4. Las glándulas sudoríparas desaparecen o dejan de funcionar y por eso se suda menos y se desprende menos olor corporal.
  5. La capa subcuticular –la que existe debajo de la epidermis y la dermis y que controla la pérdida de calor corporal y amortigua los golpes– se pierde, sobre todo en el reverso de las manos, la cara y la planta de los pies.
  6. Las células nerviosas de la piel también se vuelven menos eficientes y se reduce la sensibilidad al calor o al dolor. Por eso las personas mayores tienden a sufrir quemaduras más graves, tienen más frío y se resfrían más.
En PromoFarma tenemos muchas opciones para cuidar tu piel. Desde cremas con elastina y colágeno para combatir las arrugas, hasta hidratantes y despigmentantes para evitar la aparición de manchas y cicatrices.   La piel envejece con nosotros y desde PromoFarma podemos ayudaros a retardar la aparición de los signos de envejecimiento en nuestra piel, pero chicas, siento confirmaros que no se ha inventado todavía la receta mágica para la eterna juventud. Así que tendremos que ponerle buena cara a las arruguitas cuando empiecen a formar parte de nuestro rostro.
  • 0 1

  • (6 votes, average: 3,83 out of 5)
    Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *