La clave para un buen bronceado: la exfoliación

Cosmética

Quizá te parezca contradictorio pero, si quieres conseguir un bonito bronceado este verano vas a tener que exfoliarte. Con la acción mecánica de exfoliar no acabarás con tu bronceado sino que prepararás la piel para que este se asiente mejor y dure más tiempo.

La piel sufre durante todo el año las inclemencias del tiempo: el frío, el viento, el calor… Por eso, cuando llega el buen tiempo tenemos que preparar nuestra piel para conseguir un bonito y luminoso bronceado.

El sol puede provocar alteraciones tan comunes en la piel como la deshidratación y la aparición de manchas, llegando a transformar las pieles más hidratadas, en pieles opacas y haciendo que pierdan su flexibilidad y vitalidad. Las claves para evitar estas alteraciones son la exfoliación profunda en cara y cuerpo y su continuada hidratación.

Preparar la piel para el sol

El ser humano siempre ha querido lucir una piel más suave que aporte un aspecto más fresco y limpio. Para ello recurrimos a la exfoliación que nos permite arrastras las células muertas que se depositan en la capa córnea o superficial renovado la renovación celular para devolver a la piel su suavidad perdida.

Por ello, la piel queda lisa suave y preparada para lucir un bronceado más homogéneo y duradero. Tratando la piel con productos exfoliantes antes, durante y después de la época de sol conseguiremos un tono más bonito, duradero y sin escamaciones.

Pero, ¿Por qué exfoliar?

El objetivo principal de la exfoliación es potenciar la regeneración celular. Aunque ésta se da de forma natural en la piel en pieles jóvenes  cada 28 días, en pieles más maduras el tiempo se duplica, por lo que tendrán un aspecto envejecido de forma prematura.

Exfoliar la piel periódicamente permite aportar luminosidad, homogenizar el tono de la piel y dejarla suave. Además con ella se produce una mayor oxigenación a nivel celular, que previene el envejecimiento prematuro de la piel.

Por si esto fuera poco, la exfoliación también estimula la microcirculación superficial de la piel, consiguiendo una activación y tonificación de ésta devolviéndola la vitalidad perdida y preparándola para su exposición durante la época del sol.

Ahora que lo sabes, no tienes excusa. Hazte con un gel o crema exfoliante y prepárate para presumir de bronceado.

  • 0 1

  • (No Ratings Yet)
    Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *