Hiperhidrosis: cuando el sudor es un problema

Cosmética

Exceso de sudor

La hiperhidrosis es un exceso de sudoración. Las personas con hiperhidrosis producen sudor en cantidades mucho más grandes de las necesarias para controlar su temperatura corporal. No se sabe por qué afecta a unas personas y a otras no.

Tipos de hiperhidrosis

  1.  Hiperhidrosis Focal: Es la forma más frecuente. Afecta a pies, palmas y en un 30-40% a las axilas. A veces afecta también a la cara. Menos frecuente es la hiperhidrosis gustatoria que afecta a la cara y se desencadena tras la ingesta de alimentos picantes o condimentados. El tratamiento con Toxina botulínica está indicado en casos de exceso de sudoración focal cuando otros tratamientos tópicos (antisudorales) no han sido eficaces.
  2. Hiperhidrosis Generalizada: Afecta a toda la superficie corporal. Es mucho menos frecuente que la focal y suele ser provocada por la existencia de otra enfermedad como una infección, diabetes o enfermedades de la tiroides. Está causada por una actividad exagerada de las glándulas ecrinas que son uno de los tipos de glándulas sudoríparas. Estas glándulas se encuentran en casi toda la superficie corporal, pero se concentran especialmente en las palmas, plantas y en las axilas.

Un estudio realizado por científicos japoneses de la Universidad Internacional de Osaka y la Universidad de Kobe, y coordinado por Yoshimitsu Inoue, observaron las diferencias entre la reacción masculina de transpiración y la femenina, ante variaciones en la intensidad de los ejercicios físicos. Los resultados muestran que los hombres sudan con mayor facilidad, o, en otras palabras, que las mujeres necesitan un aumento mayor de la temperatura que los hombres para comenzar a sudar. Estudios previos han demostrado que los hombres tienen una mayor producción de sudor que las mujeres, en parte porque la testosterona, según se cree, estimula la sudoración.

Factores que desencadenan el sudor

  1. El ejercicio.
  2. El calor y el frío.
  3. El alcohol, café, té, fumar y alimentos picantes.
  4. El estrés, la ansiedad y las emociones fuertes.
  5. Ciertas horas del día.

Cómo controlar el exceso de sudoración

  1. Usa prendas que sean frescas. Las fibras naturales pueden ser frescas pero absorben sudor y permanecen húmedas. Algunas fibras sintéticas menos frescas repelen el sudor y permanecen secas.
  2. Mantén un ambiente fresco y bien ventilado.
  3. Evita las bebidas y alimentos que desencadenan sudor. Pueden ser distintas de unas personas a otras.
  4. Reduce el estrés, la tensión y la ansiedad.
  5. Mantén una buena higiene corporal. De esta forma evitarás el mal olor corporal aunque no el exceso de sudoración.
  • 0 1

  • (1 votes, average: 5,00 out of 5)
    Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *