Cómo aplicar correctamente la mascarilla facial

Cosmética

A la hora de cuidar nuestro rostro, la mascarilla facial es un básico que no puede faltar en nuestro neceser. Además de cuidar y limpiar la piel, este cosmético consigue nutrir, reparar y reconstruir los poros. A pesar de que actualmente existen en el mercado multitud de mascarillas faciales (limpiadoras, purificadoras, humectantes, etc. ) es muy importante elegir aquella que mejor se adapte a nuestro tipo de piel.

Debido a que continen altísimas concentraciones de principios activos, su efecto es casi inmediato a nivel superficial. A diferencia de las cremas convencionales, las mascarillas faciales también actúan en la epidermis más profunda por eso es muy importante limitar su uso a una vez por semana.

Tipos de mascarillas faciales

  • Mascarillas purificantes, exfoliantes y revitalizantes
  • Indicadas para pieles mixtas o grasas, estas mascarillas limpian en profundidad, eliminan los puntos negros y regularizan el exceso de producción de sebo.
  • Mascarillas hidratantes, regenerantes y calmantes
  • Dejan una piel jugosa y luminosa. Están especialmente indicadas para pieles maduras y secas. Se recomienda utilizar un pañuelo para retirar el producto.
  • Mascarillas reafirmantes, estimulantes y alisantes
  • Rellenan la piel con ingredientes nutritivos que iluminan y alisan la dermis. También se utilizan como método preventivo anti-edad. Antes de su uso, se recomienda exfoliar la piel.  

    Cómo se aplica la mascarilla facial

    Si has decidido a introducir la mascarilla facial en tu ritual de belleza es necesario que tomes nota de cómo hacerlo:
          1. Aunque sea evidente, no hay que olvidar recogerse bien el cabello para que la cara y el cuello estén despejados.
          2. Antes de aplicar la mascarilla, la piel debe de estar limpia y exfoliada para que pueda absorber mejor el producto. Una vez hecho este paso, se aplica la mascarilla suavemente con las yemas de los dedos, dando pequeños toquecitos y sin deslizarlos. Siempre es aconsejable comenzar a extenderla por la frente bajando, evitando la zona del contorno de los ojos y los párpados ya que es una zona muy delicada. Seguir aplicando por los pómulos, las mejillas, la nariz y el labio superior pero sin olvidar el cuello, ya que es una zona que también necesita limpiarse e hidratarse.
          3. Es ideal aplicarse la mascarilla en algún momento del día en el que tengamos bastante tiempo libre ya que se debe dejar actuar entre 20-30 minutos hasta que se quede completamente seca.
          4. Una vez transcurrido el tiempo de relajación, hay que retirar el producto. Para ello, se debe coger un algodón o una toalla húmeda e ir eliminando el producto poco a poco, terminando con un lavado de la piel con agua tibia para eliminar los restos. Por último, hay que secar la piel y utilizar un tónico para cerrar los poros, consiguiendo una piel limpia y revitalizada.
          5. ¡Ahora bien! Si quieres que tu piel, además de limpia y sin impurezas, quede totalmente hidratada, utiliza una crema hidratante de uso diario.
    Siguiendo estos sencillos pasos conseguirás que la piel de tu rostro esté luminosa e hidratada.
    • 0 1

    • (No Ratings Yet)
      Cargando…

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *