Laura Sánchez, vive la vida en positivo

Noticias

Cuidate6_LauraSanchez

Laura Sánchez, madre, modelo, actriz y empresaria de la marca de baño Bloomers&Bikini, es una mujer valiente y positiva, a la que le gusta mirar la vida con una eterna sonrisa.

Nació cerca de la ciudad alemana de Frankfurt, donde sus padres trabajaban en Lufthansa, y se crió en Huelva. De Alemania aprendió el orden y la capacidad laboral; todo lo demás, de Andalucía. Es la portada del sexto número de Cuídate

Con una agenda siempre llena de trabajo y compromisos profesionales, añora más tiempo libre para visitar la ciudad donde creció y para disfrutar de las cosas sencillas de la vida: un buen libro, una cena con su chico, el músico David Ascanio, o un día con su hija, Naia.

CUÍDATE: Laura, comenzaste como modelo a los 17 años, en la agencia Élite, al ganar el premio “Look of the year”. Desde entonces, has tenido una carrera profesional imparable e impresionante: has desfilado en París, Milán, Nueva York, Londres... Has sido portada de “Vogue”, “Marie Claire” o "Madame Figaro”, entre otras prestigiosas cabeceras. ¿Cómo y por qué decidiste dedicarte a este mundo?

Laura Sánchez: El cómo fueron mi padre y mi hermano. Con 14 años ya medía 1,80 y estuvieron insistiendo durante dos años para que fuera modelo, pero yo me negaba, a mí no me interesaba el mundo de la moda, la verdad. Sin embargo, con 16 años me convencieron y me matricularon en un curso intensivo de 4 meses de

moda. Y el porqué, pues yo lo vi como un modo de sacar para mis gastos de fin de semana. En ese momento no pensaba ni en París, ni en Nueva York. Lo que pasa es que el tema se nos fue de las manos y al año ya estaba viviendo en París. Yo no quería ser modelo, quería disfrutar. Vivir una experiencia diferente a la que tenía en mi día a día, pero no ser modelo. De hecho, nunca me había comprado una revista de moda.

C.: Pues ya nos has respondido sin querer a la siguiente pregunta que te hacemos: ¿contaste con la aprobación y el apoyo de tu familia?

L.S.: Sí, claro. Mi padre y mi hermano totalmente, como te he explicado y, en el caso de mi madre, a ella le daba un poquito más de miedo. Hay que pensar que en ese momento no existían los móviles, parece que esté hablando de la prehistoria, pero no existían; con lo cual, las distancias eran mucho más que ahora, pero sí me apoyó. Sé que pasaba miedo, pero me apoyó totalmente.

C.: Cuéntanos alguna anécdota agradable o curiosa de tus años en las pasarelas internacionales.

L.S.: Guardo muchas, sobre todo de mis años de cástings en París. Recuerdo que éramos muchas modelos, unas 5.000 en la ciudad. Íbamos a los mismos sitios con lo cual nos reconocíamos entre nosotras.

Éramos las mismas siempre. En Milán, nos pasaba igual. La principal anécdota es que aprendí a hablar inglés y francés sobre la marcha, y a sobrevivir. Recuerdo que la primera vez que salí de España, nos metieron en una casa juntas a 2 sudafricanas, 4 norteamericanas, 2 rusas… Ahí aprendí idiomas a marchas forzadas y a buscarme la vida.

C.: ¿Te gustaría que tu niña, Naia, siguiera tus pasos como modelo? ¿La apoyarías?

L.S.: Si a ella se le ocurriera, la apoyaría totalmente. No la veo todavía con mucho interés, pero tampoco lo tenía yo. Yo la apoyaré en todo lo que ella quiera ser, me da igual qué camino elija: catedrática de Matemáticas o skater, que es lo que ahora mismo le gusta.

C.: ¿Cómo compaginas tu faceta de modelo, empresaria y diseñadora?

L.S.: Pues como toda madre trabajadora: organización, organización y organización. Duermo menos de lo que me gustaría, pero me organizo. Y delego. Creo que es importante saber delegar en los equipos. Al tener dos empresas no sabes muchas veces para cuál entran los mails, pero se lleva. Hay épocas de menos trabajo y otras en las que estás a tope, como ahora.

C.: A propósito, ahora seguro que es temporada alta en tu empresa Bloomers&Bikini, de la que eres copropietaria con tu pareja, el músico David Ascanio.

L.S.: Así es. Acabamos de cerrar la colección 2017 de Bloomers&Bikini. Ha sido un parto largo, pero el niño ya está en la incubadora: seis meses de trabajo para sacarla (diseño, muestras)… Y, a la vez, estamos

con toda la distribución de 2016.

C.: ¿Qué proyectos tienes para después de estos meses de verano?

L.S.: Pues hay algunos que no te puedo contar, porque soy muy supersticiosa y hasta que no estén cerrados no quiero hablar de ellos. Pero hay muchos y en septiembre se verán. De momento, si te soy sincera, mi proyecto más inmediato y del que sí te puedo hablar es irme de vacaciones.

C.: ¿Con qué rutina de belleza empiezas siempre el día?

L.S.: De belleza, no puedo vivir sin mi protección solar. Y tengo una rutina más de salud que de belleza: no puedo vivir sin mis zumos naturales. Me los hago yo misma. Sea la hora que sea. ¡Mi marido a veces me

quiere matar cuando escucha a las cinco de la madrugada la licuadora en marcha!

C.: En estos días de sol y playa, ¿cómo cuidas tu pelo para que no se reseque?

L.S.: Empecé a cuidar mi melena cuando di a luz, que me corté el pelo. Actualmente, me aplico dos veces en semana una mascarilla hidratante y nutritiva; intento utilizar champús que no sean agresivos; me cepillo el

pelo antes de acostarme; uso protección capilar contra el sol cuando voy a la playa. Intento que no me dé el sol ni en el pelo ni en la cara. Uso sombreros, pañuelos, lo que sea… Además, me gusta dejar el pelo con el

agua del mar un par de días. Luego lo hidrato bien y el resultado es estupendo.

C.: ¿Qué haces para mantenerte en forma?

L.S.: Me levanto a las 7 y media y me voy al gimnasio, que lo alterno con yoga y aerobic. Intento ir todos los días y ahora me gusta por la mañana. Después por la tarde, siempre me busco alguna excusa para no ir.

C.: Propónnos un look básico de mañana y otro de noche para estos días de verano.

L.S.: Para el día, siempre algo de Bloomers&Bikini: vestidos de algodón de flores o túnicas. Particularmente, me encantan los vestidos jaspeados en gris con la espalda al aire, sueltos… No me gustan las estrecheces. Ni en verano ni en invierno. Para la noche, una buena cuña y un vestido corto negro.

C.: ¿Qué cosmético no falta nunca en tu bolso, sin el que no puedes salir de casa?

L.S.: Tengo dos: un despigmentante de Matriskin y el sérum de David Francés.

Laura Sánchez Muy Personal

Un recuerdo: Acompañar al huerto a mi abuelo, en la Sierra de Huelva.

Una canción: “La quiero a morir”, de Francis Cabrel.

Un olor: El olor a puchero en la cocina de mi madre.

Un sabor: Un buen ribera.

Un sitio para perderte: Mi pueblo, Santa Ana.

Un sueño por cumplir: Muchos.

  • 0 1

  • (2 votes, average: 5,00 out of 5)
    Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *