Cristina Abad, los sueños se cumplen.

Noticias

Cristina Abad

Hablar de la joven actriz Cristina Abad, 24 años, es hablar de un sueño realizado. Desde bien pequeña supo que la interpretación tenía que ser parte de su vida, de hecho, hoy por hoy, no se puede llegar a visualizar en ningún otro trabajo. Su constancia y formación hicieron que lograse arrancar ese sueño de la ficción de su imaginación para trasladarlo a la realidad, una realidad convertida en una de las protagonistas de la serie diaria de TVE “Acacias 38”. Cristina ha estudiado teatro con el director de escena Roberto Cerdá, así como en el estudio de interpretación de Juan Codina con grandes profesores como Fernando Soto y Laila Ripoll. Hasta hace poco, el actor y director, Pedro Casablanc ha sido uno de sus formadores de interpretación. Ha participado en diversos cortos como “Desconexión” dirigido por Juan López con el que ganó el premio a la mejor actriz protagonista en la Gala Racord 2014, o “Fashionlins” dirigido por Manuel M. Velasco para la fashion week Miami 2016.

CUÍDATE: ¿Por qué optar por una carrera como la de la interpretación? ¿Cómo empieza todo?

CRISTINA ABAD: Yo creo que la elección de ser actor o actriz se lleva dentro y antes o después te das cuenta. Es algo vocacional y hay que estar dispuesto a pasarlo muy mal y muy bien. Es una profesión preciosa pero a veces puede ser muy dura, aunque la verdad es que siempre suelo pensar en positivo y pensar en las cosas maravillosas que me da. Cuando era pequeña siempre estaba metida en todos los shows de los hoteles cuando viajaba, en todas las obras de teatro del colegio, bailaba en casa las canciones de los anuncios de la televisión… De alguna manera estaba ahí, pero nunca fui consciente de que esto podría ser un trabajo, mi trabajo. Incluso estuve en una escuela de interpretación con 11 años en la que me apuntaron mis padres pero al año siguiente me desapuntaron por miedo a que empezara a ir mal en el colegio. Cuando entré en la universidad, al final del primer curso algo dentro de mí hizo un “clic” y empecé a hacerme fotos, a moverme por agencias. Hasta que decidí empezar a hacer talleres de interpretación con Roberto Cerdá y me gustó tanto que cuando acabaron tuve la necesidad de seguir y finalmente empecé en el curso regular en el Estudio Juan Codina.

C: Dicen que la actuación es como una droga, y si es así, ¿qué te ha enganchado de ella?

CA: La actuación engancha muchísimo, sí, totalmente de acuerdo con esta afirmación. Engancha porque cuando estás actuando, tanto en el trabajo como en clase, y realmente estás pasando por todo lo que pasa tu personaje, o a lo que te lleva el ejercicio en cuestión, empiezas a notar que no estás en tu propio cuerpo, tus propios sentimientos se transforman, puedes llegar a sentir cambios físicos… Cuando consigues llegar a eso, es una sensación tan maravillosa, sientes tanta adrenalina… Realmente y por mucho que intente explicar qué es lo que siento cuando actúo me resulta muy complicado y creo que hay que vivirlo. Por eso cuando en una secuencia no pasas por este estado nos frustramos porque sentimos que no está bien hecha, a pesar de que para el ojo del espectador sí que está perfecta.

C: También dicen que este mundo está lleno de supersticiosos, ¿alguna manía confesable?

CA: La verdad que no tengo muchas manías. Cuando tengo algún casting no suelo contárselo a nadie. Por otro lado, antes de actuar caliento la voz y sobre todo la lengua, suele estar muy dormida y para vocalizar hago ciertos ejercicios imprescindibles para una buena dicción.

C: Háblanos de tu personaje en “Acacias 38”. ¿Qué tanto hay de María luisa en Cristina y viceversa?

CA: Tanto María Luisa como yo compartimos el fuerte carácter, pero también el gran corazón. Cuando queremos, queremos de verdad, con pasión, con cariño, con fuerza. Y cuando nos molestan, nos enfadamos de forma muy cabezota y nadie hay que nos haga razonar.

C: ¿Qué es lo que no harías delante de una cámara?

CA: Nunca me presentaría a un reality show como “Gran Hermano”. Sí que es cierto que de vez en cuando me quedo un rato viendo este tipo de concursos, de ellos puedes sacar mucho material para tus próximos personajes.

C: ¿Cómo te definirías como actriz?

CA: Soy una actriz versátil, puedo hacer un drama con el que me siento súper cómoda al igual que con una comedia. Exigente y esto a veces me juega malas pasadas porque me exijo mucho a mí misma y puedo llegar a pasarlo mal por no verme bien (lo que a mí me parece que es “bien”). Ambiciosa, quiero crecer como actriz, me gustaría hacer teatro, cine, prime times… Tengo buena escucha, y es que yo trabajo mucho escuchando a mi compañero y con lo que me transmite y así me transforma. Desde hace años han elogiado mi capacidad de entender las directrices y hacer los cambios que se me piden de forma rápida y eficaz. Esto es algo que se valora mucho porque no se suele tener mucho tiempo de trabajo sobre todo en una serie diaria y esto ayuda al equipo en general.

C: ¿Hasta dónde aspira Cristina Abad?

CA: A llegar muy lejos, no puedo pensar en qué es lo más alto, imagino que cuando vaya alcanzado retos/sueños, estos cambiarán e irán creciendo.

C: ¿Los premios son tan importantes como dicen? ¿Cuál es el mayor premio que te podrían dar?

CA: Podríamos decir que un premio que muchos deseamos es un Goya ¿no? Porque en España es el mayor reconocimiento a tu trabajo en cine y esto es muy satisfactorio. Pero también existen otro tipo de premios. Cuando me llamó mi representante para confirmarme que había entrado en Acacias yo sentí que fue mi primer y mayor premio hasta el momento. Crecer como actriz y sobre todo sentir que lo haces, es un premio personal mucho más satisfactorio porque también creces como persona y creo que no hay nada mejor que esto.

C: Eres muy activa en RRSS y tienes multitud de seguidores ¿Qué papel juegan en tu vida?

CA: La verdad es que sí que soy muy activa, sobre todo en Instagram. Me gusta mucho. De algún modo te acerca a los seguidores, a la gente que quiere saber de mí y quiere saber cómo soy alejándome de María Luisa. Por otro lado me ayuda a acercar mi trabajo tanto a gente del medio como a gente que da conmigo por casualidad en cualquier red social. A veces según la foto también puede llegar a ser un trabajo. Por un lado, cuando empecé a trabajar, le daba muchísima importancia a las redes sociales y alguna vez me hizo sentirme pequeña, Inferior, insegura, y es que hay que tener los pies en la tierra y pensar que puede ser una herramienta de entretenimiento y trabajo en determinados casos, pero no olvidar que algunos de los mejores actores y actrices de este país han llegado donde están sin redes sociales de por medio, sino haciéndose valer por su talento. Pero hay que adaptarse a las tecnologías y disfrutar de ellas.

La rutina de belleza de Cristina Abad

C: Posees un físico envidiable y una belleza indiscutible ¿Cómo te cuidas?

CA: Bueno primero de todo, muchas gracias. Sí que es cierto que nuestra sociedad está muy condicionada con el cuerpo, las modas hacen mucho daño. Yo siempre he tenido mis complejos y creo que siempre los tendré. Para mantenerme intento comer sano siempre, hacer deporte o estar en movimiento para quemar aquellos excesos del fin de semana, por ejemplo. Si no tengo tiempo de ir al gimnasio, en casa siempre hago abdominales, flexiones, sentadillas, ejercicios fáciles que puedo hacer con un espacio limitado y poco tiempo. Pero el deporte no es la base de mi físico, sino un conjunto de alimentación y algo de ejercicio. Y en cuanto a la cara, la hidrato siempre, día y noche, me compro maquillajes buenos aunque salgan más caros, pero esto ayuda a cuidar mi piel. Y por otro lado, gracias a los padres que tengo he podido sacar algunos rasgos físicos como por ejemplo el color de ojos.

C: ¿Practicas deporte?

CA: Si, practico deporte, menos del que me gustaría ya que con los horarios de la serie me resulta complicado enlazarlo, también porque le doy más prioridad a otras cosas antes que al deporte a la hora de llegar a casa después de trabajar como por ejemplo al descanso, al estudio y a la alimentación. Estoy pensando apuntarme a kick boxing. Me gusta el momento puñetazo y patada al saco, haces mucho ejercicio sin darte cuenta.

C: Tú recomendación saludable para nuestros lectores.

CA: Si vives en la ciudad, escápate de vez en cuando a la sierra y/o a la playa. Descansa, es necesario cuidarse mentalmente más que físicamente (bajo mi punto de vista) y la gran mayoría de las veces va unido.

C: No puedes vivir sin…

CA: No puedo vivir sin mi madre. A pesar de ser muy independiente, tengo mucha ‘mamitis’. No soy la persona más cariñosa en casa pero es necesaria en mi vida. Ahora ya no me pasa, pero antes, cuando me iba de casa a dormir con amigas o a rodar algún corto y tenía que dormir fuera lloraba porque la echaba de menos. Tampoco puedo vivir sin mi padre, sin su optimismo, su felicidad. Yo siempre digo que se puede vivir de muchas maneras pero si no eres feliz estás desperdiciando tu vida. Mi padre siempre me transmite optimismo y siempre me ha dicho “sé feliz” ante cualquier decisión que tuviese que tomar en mi vida. Cuando estoy un tiempo sin él lo noto mucho.

C: El mejor consejo que te han dado…

CA: Quizá el mejor consejo que me han dado no haya sido textual. Unos de mis primeros cursos y de los que más aprendí fue con Roberto Cerdá, en estos cursos siempre coincidía con actores que han trabajado mucho a lo largo de su vida, grandes actores, conocidos y desconocidos. En ellos conocí a Carmen Ruiz con la que pude ver luz a su alrededor en sus trabajos. Esto me dio una lección, un consejo, y es que a pesar de estar trabajando toda tu vida, de ser un gran actor siempre tienes que renovarte, la interpretación evoluciona, tú te estancas, nunca lo sabes todo, nunca eres el mejor.

C: Lo que nunca falta en tu bolso…

CA: La tarjeta de crédito y mi vaselina.

  • 0 1

  • (No Ratings Yet)
    Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *