Tu pelo en verano: ¿cómo hidratarlo y protegerlo del sol de forma natural?

Belleza

cabello_verano1_post

La temporada veraniega ya ha llegado. La playa, la piscina, las vacaciones, el calor, los chiringuitos y los helados han vuelto para quedarse, al menos durante los próximos meses. No obstante y pese a quien le pese; el verano posee algunos inconvenientes que se deben tener muy en cuenta para evitarlos en la medida de lo posible. Éstos pueden atañer tanto a tu cuerpo, como a tu cabello. Los “contras” veraniegos que pueden ser perjudiciales para tu cabello son los rayos solares, el cloro y la sal, en función de si eres más de playa o de piscina.

Baños de sol en su justa medida

Sea cuál sea tu destino vacacional, una exposición solar muy prolongada seguirá siendo uno de los inconvenientes del verano. Por este motivo debes tener en cuenta que una protección adecuada y una hidratación profunda te resultarán geniales para prevenir daños sobre tu melena.

El sol afecta a tu cabello de forma directa a causa de los rayos UVB/UVA que inciden en la tierra. Igual que sucede con la piel y aunque hasta hace algunos años no se haya prestado especial atención a ello, tu pelo necesita estar protegido contra ellos. De lo contrario, puede ver deteriorados su tono, estructura y fuerza.

En primer lugar, someterte a baños de sol de más de 15/20 minutos seguidos no es beneficioso ni para tu cuerpo ni para tu pelo. Por supuesto, esta recomendación no implica que no se pueda disfrutar tranquilamente de una jornada de verano, pero en ese caso, hay que hidratar la melena a conciencia. En la actualidad existen muchos productos que combinan los factores de protección solar con aceites vegetales muy ricos para tu melena. Algunos ejemplos son:

  1. Aceite de almendra: con él no sólo se hidrata el cabello en profundidad, también se le protege del sol. Hay que aplicarlo durante 10 minutos sobre el cabello entre la primera y la última enjabonada. También se recomienda incorporar a la rutina de baño un champú o mascarilla enriquecidos con leche de almendra. Ésta también lo nutrirá y lo dejará fuerte para el sol.
  2. Aceite de coco: las mujeres indias lo utilizan como mascarilla habitual para nutrir sus largas melenas azabaches. Este aceite regenerará las fibras del cabello y le devolverá todo aquello que haya perdido durante el baño. Se puede aplicar como mascarilla antes de la ducha y durante 30 minutos, pero aquellas personas con pelo graso y/o fino deben utilizarla una vez a la semana a lo sumo.
  3. Aceite de argán: este preciado oro líquido de marruecos es una mina de beneficios para piel y cabello, pues nutre, da brillo, regenera y aromatiza de forma única. Se suele encontrar en cremas hidratantes y protectoras, sérums y jabones. Se aplica de medios a puntas tanto antes como después de tomar el sol.
  4. Aceite de zanahoria: con respecto a la zanahoria, es uno de los alimentos TOP en verano por su gran aporte en betacarotenos. Su aceite es muy beneficioso para antes y después del sol, pues no sólo nutre, también da provitamina A, ideal para reforzar la estructura interna y externa de tu piel y cabello. Se recomienda utilizarlo cuando ya se ha cogido cierto tono bronceado en la piel.cabello_verano3_post

Entre químicos y minerales: el cloro y la sal

El cloro y la sal actúan de forma silenciosa: como espías, penetran en las fibras del cabello y en el cuero cabelludo alterando su equilibrio natural. En combinación con una larga exposición solar, estos elementos van menguando la vitalidad del cabello y lo dejan sin brillo, débil, seco y quebradizo. Por este motivo, aquí tienes algunos consejos para esquivar los daños:

  1. Moja tu melena en agua dulce antes del baño: las sabias mamás siempre lo han recomendado, aunque ellas lo hacían para evitar cortes de digestión. Lo ideal es humedecer la melena con agua de ducha antes del baño. De esta manera, el pelo absorberá “agua limpia” y no necesitará nutrirse de agua con cloro o sal.
  2. Pon aceite o acondicionador en tu pelo: los aceites vuelven a la carga. Tanto ellos como los acondicionadores crearán una capa aislante en la melena, evitando que ésta absorba sustancias no deseadas. Los que no precisan de aclarado resultan más útiles y cómodos.
  3. Acaba tu baño con un poco de vinagre: después de la ducha, es recomendable enjuagar el pelo con un poco de vinagre de manzana o de vino rebajado en agua. Este producto, al ser ácido, elimina los restos de cloro y de sal de forma completa y delicada. Además, le dará un plus de vitalidad y fuerza. Si no ves claro utilizar vinagre directamente, tienes a tu disposición tratamientos que lo incorporan entre sus ingredientes.

cabello_verano2_postPor supuesto existen diversos tipos de pelo, pero estos consejos pueden aplicarse en todos y cada uno. No obstante y por poner un ejemplo, si tu cabello es graso, procura no utilizar según qué tipo de mascarillas o acondicionadores, y tampoco abuses demasiado de los aceites. Este tipo de cabello, al producir más sebo, puede afrontar una jornada veraniega sin tanta ayuda como el resto. Del mismo modo, si tienes un pelo seco, procura hidratarlo diariamente. También puedes aplicarte una mascarilla natural y casera con base de aceite de oliva u otros productos nutritivos que caben en la despensa.

Lo más importante es mantener un cabello siempre sano y cuidado, independientemente de la época del año. Antes de empezar el verano, sanea las puntas, cortándolas e hidratándolas de forma adecuada. Además, intenta no teñir tu pelo en demasía e incorporar productos enriquecidos con aceites y extractos vegetales en los hábitos de ducha o baño diarios. De esta manera, el cabello lucirá sano, fuerte, brillante y, lo que es mejor, preparado para esos largos baños de sol veraniegos.

  • 0 1

  • (1 votes, average: 5,00 out of 5)
    Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *