Rutinas y hábitos de belleza

Cosmética

Es importante adoptar una rutina de belleza para cuidar la  piel. Higiene e hidratación son esenciales para evitar o tratar problemas de la piel como la sequedad, las arrugas o las manchas. ¿Qué debes tener en cuenta?

Rutinas y hábitos faciales

  1. Limpieza facial.  Una piel limpia es una piel sana. Partiendo de esta verdad, la limpieza de la piel del rostro y del cuello debe incorporarse a nuestra rutina de higiene diaria. La limpieza facial no sólo debe efectuarse por la noche, al desmaquillarnos, sino también por la mañana, para eliminar el exceso de grasa que la piel genera durante el sueño. Con unos minutos al día, nuestro rostro aparecerá luminoso y joven. Si no se realiza una limpieza profunda tendremos un aspecto cetrino y apagado que irá aumentando día a día. Además, se acumularán impurezas, como puntos negros, que acelerarán el envejecimiento de la piel. Por último, no debemos olvidar que cualquier tratamiento de belleza dará mejor resultado sobre una piel perfectamente higiénica
  2. Hidratación. Una vez limpia la piel del rostro, sin olvidarnos del cuello, debemos proceder al segundo paso no menos importante: la hidratación. Para que la piel mantenga su elasticidad y flexibilidad es importante beber unos siete vasos de agua durante el día. La aplicación de una buena crema hidratante hará el resto.
  3. Antienvejecimiento. Ni a las mujeres ni a los hombres nos gusta envejecer, aunque es un proceso natural. Agentes externos, como la contaminación, el sol, el frío e incluso el estrés, aceleran el desgaste de nuestra piel. No obstante, siempre podemos retrasar el envejecimiento cutáneo y tener un aspecto fresco y joven, combatiendo los signos de la edad en nuestro rostro. Envejecer con gracia es fácil, sólo tenemos que aplicarnos cremas faciales y usar tratamientos antiarrugas. Nuestra piel aparecerá redensificada y firme, sin flacidez ni líneas de expresión y con el óvalo bien definido.
  4. Antimanchas.  La melanina es el pigmento que produce la piel de modo natural para protegernos de los rayos del sol. Cuando se distribuye de modo irregular aparecen las antiestéticas manchas. Es en el verano cuando más sufrimos de este problema, pero estamos expuestos a él durante todo el año y se acelera con el paso del tiempo al debilitarse el tejido cutáneo. Por ello, debemos luchar contra las manchas en cuanto notemos que aparecen por primera vez en nuestro rostro, cuello, escote y manos.

Cuidado Corporal

rutina_cuidado_post2
  1. Hidratación. El ser humano es prácticamente agua. Por tanto, mantenernos hidratados por dentro y por fuera debe ser un acto natural en nuestra rutina de cuidado diario. Beber agua durante el día y tratar nuestra piel con diferentes productos hidratantes, nos ayudarán a prevenir tiranteces y descamaciones que aceleran el envejecimiento de la piel. Da igual si nuestra piel es seca o grasa, no puede pasar sed en ninguna época del año.
  2. Manos y uñas. El aspecto de manos y uñas son nuestra carta de presentación. Mostrarlas bonitas son síntoma de un cuerpo bien cuidado e hidratado. Debemos lavarlas a diario, secándolas después cuidadosamente y aplicándonos crema, así las mantendremos suaves y ligeramente perfumadas.
  3. Exfoliación. La exfoliación corporal una vez por semana elimina las células muertas e impurezas acumuladas, permitiéndonos lucir una piel suave y tersa. Con un guante de crin o esponja y algún producto específico, sólo bastan unos segundos para oxigenar y drenar la epidermis, permitiendo así mejorar la microcirculación. Si seguimos estos consejos, lucir una piel sana y bonita durante todo el año es fácil. ¡Mímate!
 
  • 0 1

  • (No Ratings Yet)
    Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *