¡Gimnasia facial! Recupera tu buena cara

Cosmética

Como evitar la flacidez de la piel

Cada vez intentamos más establecer rutinas, salir a correr, ir al gimnasio, comer mejor... Para llevar una vida más saludable. Pero nos olvidamos completamente de nuestro rostro. ¿No necesitamos ejercitarlo? Tenemos más de cincuenta músculos que, aun utilizándolos con frecuencia, no los ejercitamos correctamente. Esto puede hacer que aparezca flacidez prematura y la aparición temprana de arrugas. Al igual que el resto de músculos, necesitan ser ejercitados para conservar su firmeza.

El envejecimiento del rostro es uno de los temas que más preocupan. El estrés, las tensiones acumuladas, la falta de sueño, las horas frente al ordenador, acaba reflejándose en el rostro en forma de arrugas. Existen métodos para prevenir las arrugas pero muchas veces no funcionan solos, necesitan un apoyo. Hay que tener en cuenta que la alimentación, la hidratación y los malos hábitos juegan un papel muy importante.

 

La gimnasia facial es un método natural que ayuda a mantener la piel joven, descansada y tonificada, proporcionando un gran bienestar. Consiste en ejercitar la musculatura del rostro, manteniendo así los músculos firmes y elásticos. Estos ejercicios mejoran la circulación sanguínea, haciendo que tu piel reciba más nutrientes y oxígenos. A causa de esto, los cosméticos que solemos utilizar en nuestro rostro se absorberán mejor, dando así mejores resultados.

 

El mejor momento para hacer estos ejercicios es por la noche y frente a un espejo, antes de aplicarte tu crema aprovecha para relajar tensiones y el estrés del día a día. Recuerda que los movimientos tienen que ser de forma suave y con calma.

Comenzaremos lavando bien nuestro rostro y manos, después calentaremos la piel y los músculos que ejercitaremos. Con movimientos lentos de la misma manera que aplicamos crema para activar la circulación de la zona.

Empieza a entrenar con estos sencillos ejercicios

Hay diversas maneras para trabajar los músculos de la cara, veremos algunas:

  1. Frente. Colocar las yemas de los dedos en las sienes y empuja suavemente hacia abajo, al mismo tiempo que intentas empujar las cejas hacia arriba (6 segundos, 15 repeticiones). El siguiente ejercicio sería colocando los dedos de ambas manos en cada lado de forma vertical, de tal manera que el dedo meñique quedaría en la parte exterior de la ceja, empujando hacia los dados e intentamos arrugar la frente (6 a 10 segundos, 15 repeticiones).
  2. Párpados caídos. Colocando cuatro dedos debajo de la ceja y elevamos hacia arriba, y hacemos fuerza con la frente para intentar bajarlas (10 segundos y 4 repeticiones). Abrimos los ojos lo más que podamos, levantamos las cejas y colocamos los dedos índices sobre las cejas levantadas. Con los dedos sobre las cejas intenta cerrar los parpados (10 segundos y 4 repeticiones).
  3. Ojeras y bolsas. Ponemos el dedo índice en la cola de las cejas, empujando levemente hacia arriba, mientras que el dedo pulgar lo apoyaremos en el pómulo, cerramos los ojos de golpe para hacer fuerza (6 segundos y 4 repeticiones). Abrimos los ojos de forma relajada, poniendo ambos dedos índices sobre los párpados inferiores. Intenta cerrar los ojos mientras los dedos se oponen al movimiento sujetando la piel (10 repeticiones).
  4. Pómulos. Con las manos en la mejillas, inhalamos y al exhalar llevamos los labios hacia delante lo más posible, mientras las manos presionan suavemente los músculos de las mandíbulas hacia atrás. Al soltar todo el aire vuelve a la posición inicial (8 repeticiones). Cerramos los labios y hacemos la sonrisa más forzada que podamos subiendo las comisuras (6 segundos, 8 repeticiones).
  5. Boca. Sellamos los labios y llenamos la boca de aire (6 segundos, 10 repeticiones). Pronunciamos las vocales de manera exagerada. Debemos abrir bien la boca al máximo para tensar todos los músculos (10 repeticiones).
  6. Papada. Levantado la cabeza lo más que podamos, estirando el cuello, abrimos la boca ligeramente. Colocamos la mano alrededor del cuello y estiramos hacia abajo (3 segundos, 10 repeticiones). Este ejercicio también levantamos la cabeza hacia atrás mirando al techo y realizamos movimientos como si masticáramos comida con la boca abierta (8 segundos, 10 repeticiones).
Ejercicios para reafirmar tu piel

Los beneficios de la gimnasia facial

A fuerza de repetir estos ejercicios de manera regular y constante podremos ver bastantes mejoras a mediano y largo plazo. Debería de hacerse por lo mínimo dos veces a la semana, aunque lo ideal sería dedicarle unos minutos todas las noches. Para potenciar los efectos del masaje, al acabar aplicaremos una buena crema hidratante ya que la piel gracias a haberla ejercitado absorbe mejor.

 
  • Tonifica la musculatura facial
  • Mejora la irrigación sanguínea
  • Elimina tensiones
  • Elimina toxinas
  • Mayor elasticidad de los músculos
  • Alisa pequeñas arrugas y previene la aparición de nuevas
  • Relaja la expresión del rostro
  • Evitar envejecimiento prematuro
  • Reafirma
 
  • 0 1

  • (8 votes, average: 4,88 out of 5)
    Cargando…

Hay 3 comentarios

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *